Ratificó la Iglesia su índice de pobreza

En una carta pastoral, dijo que la erradicación de ese flagelo debe ser "una prioridad nacional"
Luego de ratificar que las mediciones del Barómetro de la Deuda Social, realizadas por la Universidad Católica Argentina (UCA), están "muy bien fundamentadas técnicamente", la Iglesia afirmó ayer que "la erradicación de la pobreza y el desarrollo integral de todos" son una "prioridad nacional".

Lo hizo en una carta pastoral dirigida a los sacerdotes y comunidades religiosas, al concluir tres días de deliberaciones de la Comisión Permanente del Episcopado, que preside el cardenal Jorge Bergoglio.

"Es un trabajo científico que está disponible y publicado. No creo que pueda llamárselo subjetivo", dijo el padre Jorge Oesterheld, vocero del Episcopado, en clara respuesta al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que el día anterior había desestimado el informe de la UCA, que marca un índice de pobreza cercano al 40 por ciento. "Ese análisis subjetivo no puede ser comparable con una medición real", había dicho el funcionario kirchnerista.

La carta pastoral difundida ayer es una reflexión puertas adentro de la Iglesia, pero con inevitables referencias al escenario social en el que los sacerdotes deben desarrollar su ministerio pastoral.

Aunque se evitan referencias al Gobierno, entre los desafíos más apremiantes los obispos mencionan la cuestión social, que "abarca tanto las situaciones de exclusión económica como las vidas humanas que no encuentran sentido y ya no pueden reconocer la belleza de la existencia". Dirigen su mirada a todos los estamentos de la sociedad, pues incluyen en ese contexto "el crecimiento del individualismo y el debilitamiento de los vínculos personales y comunitarios".

Más allá del diferendo con Fernández, fuentes eclesiásticas indicaron que a lo largo de la reunión no hubo contactos con autoridades del Gobierno. Oesterheld dijo que los obispos no continuaron con el análisis de la situación social, más allá del informe ofrecido por la Comisión de Pastoral Social y el pedido a los responsables de Cáritas y de la Comisión Nacional de Justicia y Paz para que avancen en la "instrumentación de alguna propuesta que apunte a proteger los derechos universales de la niñez".

Ambas comisiones trabajan en forma coordinada con la Comisión de Pastoral Social, y en las próximas semanas analizarán distintas variantes para llevar una propuesta al Episcopado, cuya próxima asamblea está prevista para noviembre.

Lejos de estar agotada, no se descarta que la polémica por la pobreza siga en escena, dado que el 13 de septiembre la Iglesia hará la colecta Más por Menos, con el lema de "Más solidaridad por menos exclusión".

Comentá la nota