Ratificaron la nueva ordenanza fiscal y tributaria

En una tumultuosa Asamblea de Mayores Contribuyentes, el oficialismo de Esteban Echeverría logró aprobar por mayoría la nueva ordenanza fiscal y tributaria que redundará en un aumento de tasas de, según la versión oficial, entre un 20 y un 30 por ciento. Además, se convalidó el incremento del 16 por ciento en el sueldo básico de los empleados municipales.

En una tumultuosa Asamblea de Mayores Contribuyentes, el oficialismo de Esteban Echeverría logró aprobar por mayoría la nueva ordenanza fiscal y tributaria que impulsa el intendente Fernando Gray y que redundará en un aumento de tasas de, según la versión oficial, entre un 20 y un 30 por ciento.

El resultado final de la votación fue de 23 votos a favor del incremento de tasas contra 16 en contra. De todos modos, la Asamblea comenzó con una queja de la oposición que indicaba que la reunión estaba viciada de nulidad debido a que tres mayores contribuyentes suplentes estaban en su lugares sin previo aviso cuando, según argumentaban, la autorización para suplantar a los titulares debía hacerse previamente.

En un recinto colmado de seguidores del Intendente, con la presencia de funcionarios como el jefe de Gabinete, Miguel Ángel Urchipía, y con representantes de los trabajadores municipales presentes, quien comenzó con los discursos en contra del incremento fue la edil del ARI Silvina Celasco que remarcó que “durante la campaña electoral el Intendente prometió no aumentar las tasas municipales pero a los pocos meses de asumir, desde el Departamento Ejecutivo se comenzó a hablar de una rezonificación y revalorización de las tierras”.

“Como si esto fuera poco durante una semana nos estuvo mandando a los empleados municipales para que nos presionaran porque si no se aprobaba la tributaria, no les otorgaba el aumento”, cargó.

Respecto a la ordenanza, recalcó que “todos las tributos incluidos en la misma sufren un considerable aumento que va del 20 al 300 por ciento” y subrayó que “la tasa por servicios generales de viviendas familiares aumentará un 27 por ciento y la de comercios oscilará entre un 34 y un 50 por ciento según la zona”.

Las palabras de Celasco fueron acompañadas por el edil de Unidad Comunal Jorge Bosque que también sostuvo que “sería mas beneficioso para los vecinos fomentar y facilitar el pago de las deudas que llevar adelante un aumento que el vecino no puede pagar”.

Las críticas de la Coalición también alcanzaron a la tasa por alumbrado público que se paga con la boleta de EDESUR ya que según el interbloque sufrirá un aumento del 55 por ciento.

En tanto, el titular del bloque Unión Celeste y Blanco, Néstor Pulichino, justificó su voto negativo pero también hizo extensivas las críticas a los gobiernos nacional y provincial por la baja coparticipación que reciben los municipios.

“Si tuviésemos un gobernador con autonomía y no con dependencia de la Casa Rosada (por Daniel Scioli) no deberíamos aprobar esta medida antipática”, aseveró.

Párrafo aparte merece la intervención del vecinalismo. Es que cada vez que uno de sus concejales tomaba la palabra, un coro de insultos y abucheos bajaba desde la barra. Por este motivo, se produjeron varios encontronzazos entre los ediles y la presidenta del Cuerpo, Analía Pérez, ya que los vecinalistas constantemente pedían que los diez minutos reglamentarios para cada concejal se extendieran debido a las interrupciones que sufrían.

En este contexto, Marta Mangas acusó que “es inoportuno e innecesario el aumento de tasas” al tiempo que señaló que “el Ejecutivo tiene un saldo a favor de 13 millones de pesos y eso está reflejado en que el presupuesto de esta año se aprobó con 32 millones de pesos más que el del año pasado”.

Además, se quejó porque “el Intendente puso a los concejales como rehenes al decir que sin ordenanza fiscal y tributaria no había aumento de sueldos” y remarcó que “si se hubiese presentado una suba medida, el bloque no hubiese tenido inconvenientes en aprobarla”.

Por su parte, el edil Pablo Losada criticó que “una propiedad de la zona 3 va a tener un aumento del 130 por ciento, un local comercial del 139 por ciento y un terreno sin edificar pagará 175 por ciento más”.

“En el pase de la zona 1 a la zona central significa un aumento del 40 al 60 por ciento en las galerías comerciales. Pero lo más llamativo, es que un local de autos usados sufrirá un incremento de más del cinco mil por ciento y una estación de servicio, más de 1.400 por ciento”, estimó.

La única edil del oficialismo que tomó la palabra para responderle a la oposición en la Asamblea fue la titular de la Comisión de Hacienda, Valeria Bellizi, quien aseguró que “las tasas no van a aumentar un 40 por ciento, sino que entre un 20 y 30 por ciento”.

Sin embargo, su alocución fue cortada rápidamente por Pérez, quien pidió pasar a la votación para poner fin a los constantes insultos que varios de los presentes en la barra le seguían propinando a los ediles vecinalistas.

En esta votación, el oficialismo triunfó por siete votos. De todos modos, los artículos que indicaban que parte del dinero recaudado irá para el reajuste salarial de los municipales y el que establece un subsidio para los bomberos del distrito fueron acompañados por unanimidad.

De todas maneras, la tensión reinó hasta el final ya que al momento de la desconcentración de los asistentes se produjo un incidente entre un colaborador del PJ y un concurrente lo que dejó huellas de sangre en las escaleras del Concejo.

Por último, luego de la Asamblea, el Cuerpo aprobó la ordenanza que establece un incremento salarial del 16 por ciento para los empleados. A pesar de haber sido acompañada por unanimidad, todos los bloques opositores dejaron en claro que “esa cifra no era lo que se le había prometido a los trabajadores sino que el aumento iba a llegar al 21 por ciento”.

Comentá la nota