Ratifican que Massera es "inimputable"

La jueza Servini de Cubría respaldó el estudio forense que dice que el ex comandante de la junta militar "no controla esfínteres" y "se babea por momentos".
El dictador Emilio Eduardo Massera "es inimputable" porque padece de un "trastorno psicoorgánico", por lo que no puede ser procesado, ratificó este sábado la jueza federal María Servini de Cubría.

De esta manera, la magistrada se refirió al dictamen elaborado por una junta conformada por especialistas del Cuerpo Médico Forense (CMF), tras efectuar una revisación a Massera, el represor que hoy tiene 83 años.

"Es inimputable", aseguró Servini de Cubría en diálogo con radio Mitre al ser consultada sobre la situación del ex jefe de la Armada. La jueza añadió que Massera "tiene también muchos problemas físicos" y destacó el trabajo de la junta médica, al señalar que esta integrada por "especialistas" forenses.

La junta médica -compuesta por Juan Carlos Romi, Celminia Guzmán y Daniel Héctor Silva, del CMF, y Juan Carlos Stagnaro, Lía Rincón y Rodolfo Fahrer, profesores de Salud Mental en la UBA-, actuó por orden de Servini de Cubría. La magistrada interviene en la causa en que se investiga la apropiación de Javier Penino Viñas, un joven nacido en 1977 en la ESMA, que según la denuncia fue apropiado por el almirante Jorge Vildoza, y cuyos padres siguen desaparecidos.

Los forenses que revisaron a Massera con un marcapasos en el corazón, en su piso de la avenida del Libertador de esta capital, establecieron que el ex comandante de la junta militar "no controla esfínteres", "se babea por momentos", y "emite quejidos".

En el plano de la mente dictaminaron que el ex marino presenta "facultades mentales que no encuadran dentro de la normalidad psicojurídica", así como un "trastorno psicoorgánico que trae aparejado un deterioro cognitivo global". Diagnosticaron que ese problema es "crónico, irreversible y potencialmente evolutivo", aunque admitieron que por momentos "presenta oscilaciones temporales en su sintomatología que no invalida su carácter ni le resta entidad mórbida".

"La patología que presenta el imputado afecta su capacidad volitiva y de comprensión, es decir limita ostensiblemente su autonomía psíquica", concluyeron y establecieron que "en razón de la afectación de su autonomía psíquica (Massera) no se encuentra en la actualidad de estar sometido a proceso".

Comentá la nota