El ranking de los ministros K

Un veloz repaso numérico por la historia del gabinete kirchnerista, desde que asumió Kirchner el 25 de mayo de 2003 hasta hoy, arrojaría los siguientes datos: en poco más de seis años al frente del Gobierno nacional, Néstor y Cristina usaron 29 nombres para cubrir 13 ministerios, incluida la Jefatura de Gabinete; siete de esos nombres atravesaron ambas gestiones, tres con asistencia perfecta (Julio De Vido, Carlos Tomada y Aníbal Fernández, este último en tres sillones distintos y en ascenso).
Curiosidades del destino, cada presidente K utilizó además 11 nombres propios; claro que Cristina lleva en el poder un tercio del tiempo que estuvo su marido (1 año y 7 meses contra 4 años y medio), lo que marca una mayor inestabilidad de gestión.

El área más manoseada ¿y lo que desnuda la influencia de Néstor allí¿, fue Economía. En promedio, hubo un ministro por año. El que más duró fue el que más poder tuvo, Roberto Lavagna; cayó en el primer recambio de gabinete de los Kirchner, en noviembre de 2005, tras la victoria sobre el duhaldismo en la Provincia.

Lo del resto de los titulares de Economía fue de regular a pobre. Felisa Miceli se tuvo que ir por un problema en el baño, a Carlos Fernández no se le conoció la voz y a Martín Lousteau los aires de renovación se los llevó el primer ventarrón del conflicto con el campo. En paralelo a estos cambios, además de la sombra de Néstor, fue creciendo la influencia en la economía de dos funcionarios con un poder que excede sus cargos: Guillermo Moreno, secretario de Comercio, y Ricardo Echegaray, a cargo de la AFIP. Más allá de las formas, algún nombre que despertó expectativas y los discursos de ocasión, casi todos los cambios fueron para modificar poco, al menos en la parte que reclamaba la oposición y algún sector de la sociedad.

Comentá la nota