Ranieli: "En el 2011, Zúccaro será candidato de De Narváez"

El actual concejal de Unión PRO se mostró molesto por el cierre de listas. Prendió el ventilador y prometió "hacer pagar las traiciones". Insistió con que "Gustavo Trindade es hombre de Zúccaro" y que "trabajan juntos".

Luego del cierre de listas en Unión PRO el concejal Diego Ranieli salió a fustigar con dureza a los encargados del armado de las nóminas, y con certeras declaraciones atacó también a Humberto Zúccaro y Gustavo Trindade.

El dirigente habló ayer con Resumen y lanzó algunas predicciones políticas de cara a las elecciones generales de octubre de 2011, cuando el oficialismo deba renovar el mandato y plebiscitar lo actuado hasta este momento.

Sin pelos en la lengua, para Ranieli "en el 2011 Zúccaro será candidato de De Narváez". La frase encierra el pensamiento del edil en torno al fracaso del armado de Unión PRO, entendiendo que detrás del tropezón, está la mano del oficialismo.

Dicho con más claridad, según el ex bivortista habría un acuerdo entre varios intendentes del conurbano para ubicar hombres propios en la oposición de tal forma que, ante el naufragio del barco kirchnerista, puedan ser subidos a un bote salvavidas sin inconvenientes.

Incluso el actual concejal de Unión PRO fue más lejos y reiteró sus denuncias: "Gustavo Trindade es hombre de Zúccaro y trabajan juntos", apelando a un latiguillo que el ex funcionario municipal debió salir a aclarar en más de una ocasión.

Atendiendo esta realidad, Ranieli prometió "prender el ventilador" y salir a decir lo que piensa, porque considera necesario "hacer pagar las traiciones". Incluso la advertencia es para los que están adentro y los que quedaron fuera.

Respecto de su futuro político, el concejal se mostró cauto y ambiguo. Hizo saber a Resumen que seguirá trabajando dentro del espacio, pero no descartó volverse a su casa una vez que termine su mandato.

"Yo me voy a quedar dentro del espacio y en mi banca, porque es lo que corresponde", dijo a nuestro medio, a la vez que detalló que "hay que ver qué pasa en el 2011, pero con lo que pasó, uno siente ganas de volverse a su casa".

El final fue para el concejal Marcelo Criniti, con quien comparte el espacio político. "Yo a Marcelo lo sigo respetando. Sé que él hizo todo lo que había que hacer y que es una víctima más en esta historia", cerró el edil.

Tanto Ranieli como Criniti tienen mandato hasta diciembre de 2011. Recién allí se sabrá si se vuelven a sus casas o construyen política desde un nuevo lugar, al tiempo que se develará el vaticinio que pone a Zúccaro como candidato denarvaísta.

Comentá la nota