Ramón Puerta: “Sería muy bueno que Duhalde ayude a resolver el problema de los Kirchner en el poder”

El ex gobernador de Misiones, ex senador nacional y “presidente de la Nación por horas” en los convulsionados días de diciembre de 2001, Ramón Puerta, concedió una entrevista exclusiva a Agencia NOVA, en donde repasó los últimos acontecimientos del país, las políticas llevadas adelante por el Gobierno nacional y las estrategias partidarias de varios de los referentes del Partido Justicialista.
En tal sentido, Puerta desgranó cada uno de los temas puntillosamente y se mostró crítico con las políticas llevadas adelante por el kirchnerismo tanto en el plano institucional como en el partidario. A su vez, sugirió que tanto el ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner como su sucesora y esposa, Cristina Fernández, están inhabilitados para presentarse a un nuevo mandato presidencial por una cuestión de ley matrimonial.

El nuevo rol del peronismo opositor, la próxima reunión de Parque Norte y las responsabilidades del Gobierno Nacional para garantizar la existencia de los partidos políticos de la oposición fueron parte del análisis surgido durante la entrevista.

Lo que sigue, son las distintas manifestaciones realizadas por Puerta con esta Agencia, que por su envergadura fueron separadas por tema:

Conflictos y pacificación

“Yo creo que hay una preocupación respecto a que no se cumple el esquema del diálogo que conduce a la conciliación de intereses y finalmente encauzar la nave en aguas tranquilas. El actual esquema del matrimonio Kirchner es el de generar muchas fracturas y tiene una marcada interpretación de la realidad que es muy particular, extremadamente tajante, es blanco o negro, que además tiene falta de diálogo con todos los sectores institucionales. Además, es absolutamente totalitario desde el punto de vista ideológico, es pecado disentir.

Esto no puede traer buenos resultados, vivimos en un país que es un mosaico cultural, tenemos una composición federal que tiene que estar armado en armonía. Argentina requiere de sistemas políticos de amplia plasticidad y de conductores políticos que interpreten esta realidad. Ninguna de las dos cosas se da con el esquema transversal que destruye a los partidos políticos y la visión mesiánica del matrimonio Kirchner”.

Defensa de los derechos humanos

“Este tema está exagerado en las formas, pero estoy seguro que en el fondo ningún ciudadano argentino va a estar en desacuerdo con la vigencia del respeto a los derechos humanos. Por eso digo que es un tema que se exagera y se procede de una forma que lamentablemente fractura a la sociedad argentina.

Encima, hay en la actualidad algo tan evidente como la pobreza, que aumentó ostensiblemente en el último lustro con el kirchnerismo en el poder. La calidad de vida de los argentinos se deterioró, creció la marginalidad, la brecha entre ricos y pobres aumentó. Todo esto atenta contra los derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional. Incluso, con el esquema de interpretación garantista de nuestras leyes se le brindan situaciones favorables a quien comete un delito y situaciones desfavorables a quien tiene que reprimirlo.

Al delito hay que enfrentarlo y el brazo armado de la Constitución es la policía, la gendarmería, pero vemos que cuando tenemos los niveles de inseguridad en que vivimos, hay razones de ineficiencia, pero también vemos que hay razones políticas que pretende interpretar desde una visión supuestamente garantista algo que en el mundo se interpreta de una sola manera: el que gobierna, el Estado, tiene que darle garantías al ciudadano que cumple con la ley, con las normas”.

La permisividad

“Estas políticas exageradas tienen un claro correlato que es la sumisión de nuestro país ante los países poderosos. A nosotros, el juez español Baltasar Garzón nos investiga por cuestiones sucedidas en nuestro país hace 40 años y resulta que en España ese mismo juez no puede abrir un bibliorato que pueda afectar el prestigio del generalísimo Francisco Franco. Reitero: es el mismo juez. Así que yo creo que hay una vara para medir a naciones fuertes en todo sentido con países débiles como el nuestro”.

Mensajes de fortaleza

“Creo que el mensaje de fortaleza que pretende mostrar el kirchnerismo sirvió para la campaña electoral y le dio resultados, pero me parece que eso se agotó porque ha sido formal, pues las batallas frontales contra la pobreza y la desocupación no se han dado. Hoy deberíamos contar con un mejor sistema de salud, de seguridad, de educación, pero lamentablemente no lo tenemos. Además, estamos frente a unas instituciones que están totalmente debilitadas”.

Corrupción

“Los niveles de corrupción son opinables, depende con qué vara se midan. Generalmente, los hechos de corrupción se conocen después de que se gobierna o cuando termina una gestión. Es muy difícil opinar mientras se está gestionando, y me pongo de los dos lados del mostrador porque yo también fui gobierno. En plena gestión es difícil, así que para medir a este gobierno en sus niveles de corrupción hay que esperar que cese su mandato y podamos tener la visión histórica necesaria”.

No al tercer mandato

“El matrimonio Kirchner es el mismo gobierno. Yo soy de la teoría de que no debe haber un tercer mandato ni para él (Néstor) ni para ella (Cristina Fernández), es decir, acá se agota porque este es el segundo mandato de los Kirchner. La ley argentina es muy clara en cuanto a la ley de matrimonio –aclaro, yo hablo desde mi posición de soltero-, esta gente está casada. La ley, cuando uno se casa, hace que dos personas se confundan en una sola persona jurídica. El matrimonio Kirchner ha gobernado el país entre 2003 y 2007, y ha sido reelecto entre 2007 y 2011. En el primer caso fue él, ahora es ella, tienen bienes gananciales y su figura matrimonial hace que nuestra Constitución Nacional –si bien no lo tiene taxativamente descripto- impide un tercer mandato.

Por eso creo que de participar cualquiera de los dos en una próxima elección se estaría hablando de una re-relección”.

El post kirchnerismo

“Acá se está viviendo el post kirchnerismo. Por eso creo que el oficialismo debe corregir algunos de sus gruesos errores, por ejemplo, como ser el de preocuparse para que en la Argentina haya una oposición fuerte y ordenada, una oposición constructiva. El oficialismo debería dar todas las garantías y elementos para que el radicalismo vuelva a ser el partido que durante cien años fue muy útil a la vida social argentina. Lo mismo pasa con el peronismo.

Por eso digo que necesitamos que estos dos partidos tengan un estímulo por parte del Estado para que puedan desarrollar su ideología en democracia y libertad. El Gobierno tiene la clara responsabilidad de hacer funcionar los partidos políticos, todos y cada uno”.

Borocotó, Ocaña y Solá

Respecto a la cooptación de candidatos que se presentaron por otras listas y luego se pasaron al oficialismo, también fue tema de análisis de Puerta, al manifestar que “esto de vender la transversalidad es destruir los partidos, porque después van y chupan a los que enfrentaron”.

“¿Cómo?... y, con contratos, con cargos, con plata y con promesas. Eso es antidemocrático y totalitario.

Lo de Eduardo Lorenzo “Borocotó” fue emblemático y permitió que la sociedad se despierte. Cualquiera de nosotros puede cambiar antes de las elecciones, pero no al día siguiente. Eso es un delito gravísimo que atenta contra los fundamentos del sistema.

Lo mismo pasó con la ahora ministra (de Salud de la Nación, Graciela) Ocaña, que después de una elección como opositora pasó al oficialismo.

En cambio, el caso de Felipe Solá es el contrario, que dejó poder y recursos para pasar a la soledad del desierto. Ese camino no está prohibido, el que está prohibido es el de quien pasa a un camino que lo lleva a una posición mejor. Usted puede donar su riqueza, lo que no puede hacer es apoderarse de la ajena, porque eso es robar”.

Dispersión peronista

“El peronismo sufrió el mismo embate que el radicalismo: está disperso. Y quien tiene la responsabilidad de ponerlo en marcha es Néstor Kirchner porque legalmente tiene su habilitación. Pero en un año no convocó a quienes pensamos distinto. De esto hay que saber diferenciar, pues no queremos que nos convoquen para comprarnos mientras tomamos un café, porque si es así estarán queriendo violar nuestras ideas.

Por eso a mí me gustaría que la foto sea la de cien opositores del peronismo junto al presidente del partido, que es Kirchner, y no la de él rodeado de sus colaboradores con uno o dos opositores solamente”.

Valor peronista

“Yo escucho atentamente lo que dicen tanto (el senador nacional por San Luis) Adolfo como (el gobernador de San Luis) Alberto Rodríguez Saá, pues ellos han tenido el valor de mantenerse como peronistas y opositores. Eso hace que una opinión de cualquiera de ellos sea tenida en cuenta y la escuchemos seriamente”.

Denominación común

Ante la posibilidad de una reunión de todo el peronismo opositor en Parque Norte, Puerta dijo lo siguiente: “El primer paso que debemos dar es el de la denominación común, es decir, cómo se va a llamar”.

“Tenemos que diferenciarnos de aquellas malas prácticas fracturantes, de enfrentamientos, pues el peronismo es convivencia, armonía entre el capital y el trabajo, la ecología, en fin, todos los temas que habló el general Juan Domingo Perón en su momento”.

Yo sugerí que nuestra denominación sea Unión Peronista como línea interna para pelar dentro del peronismo su normalización y democratización. Felipe Solá tiene el mismo nombre en el bloque que recientemente armó en el Congreso Nacional, y que además identifica a mi línea interna en Misiones.

Hay peronistas que no tienen la misma camiseta, y eso es lo que no debemos hacer. No puede ser que haya peronistas con la camiseta de Banfield, Chacarita, Boca, River… y no es casualidad que menciones estos clubes y colores. Por las dudas, aclaro que mi club es Guaraní Antonio Franco de Misiones. Por eso sugiero que todos tengamos la camiseta peronista.

El rol de Eduardo Duhalde

“Duhalde tiene dos cosas que lo diferencian del resto: es del distrito más importante y numeroso del país; y segundo, es su responsabilidad de que el matrimonio Kirchner esté hoy en el poder.

Sería muy bueno -y estoy seguro que lo va a hacer porque lo conozco patriota- que nos ayude a resolver este problema”. (www.agencianova.com)

Comentá la nota