Raízen Argentina desarrolló en el país un lubricante único en el mundo

Raízen Argentina desarrolló en el país un lubricante único en el mundo

Raízen Argentina, licenciataria de la marca Shell, desarrolló en el país el producto Shock Absorber, un lubricante innovador y único para la industria local e internacional de amortiguadores.

Elaborado íntegramente en los laboratorios de la Planta de Lubricantes que la compañía tiene en la Ciudad de Buenos Aires, Shock Absorber cuenta con la última tecnología de Shell a nivel mundial, una base lubricante con tecnología Gas to Liquids (GTL) convertida del gas natural a líquido, que colabora con la protección de los amortiguadores en entornos de trabajo exigentes, y en condiciones extremas de operación.

El desarrollo local de este producto se da en el marco de un acuerdo firmado con Tenneco, empresa pionera y referente mundial en la elaboración de tecnología Clean Air y amortiguadores Ride Performance, que mejoran el rendimiento de los vehículos. La compañía desarrolla tecnología para empresas como Volkswagen, Ford, Renault, Toyota y Fric Rot.

La incorporación de Shock Absorber a la gama de desarrollos de Raízen Argentina representa un volumen adicional de 450 mil litros al año, y una solución innovadora que empresas como Tenneco y Shell podrán utilizar en sus complejos industriales, en el exterior.  

Con la presentación del lubricante Shock Absorber, Raízen Argentina no solo ratifica su compromiso con la innovación y la tecnología aplicada al desarrollo de productos, sino que además contribuye con el crecimiento económico del país al elaborar localmente un producto de alta performance.  

GAS TO LIQUID

Es un proceso revolucionario por el cual el gas natural se convierte en un aceite base cristalino sin casi ninguna de las impurezas habituales en el crudo. El aceite base representa aproximadamente entre el 75 y el 90 por ciento del contenido de los lubricantes para motor, por lo que esta innovación supone un cambio radical en la composición.

Esta tecnología mejora las características de viscosidad, fricción y volatilidad con respecto a los aceites base tradicionales. En consecuencia, contribuye a alargar la vida útil, reducir los costos de mantenimiento, disminuir el consumo y posibilitar una mayor limpieza.

Coment� la nota