Raimbault: «El Gobierno dio el puntapié en temas centrales»

El Presidente de la Legislatura a cargo de la Gobernación consideró que el ARI implementó medidas para lograr un encauzamiento estatal e institucional.
Reordenamiento de escalafones y congelamiento de vacantes fueron ejemplos que elogió el parlamentario. Comparó, además, los primeros años de gestión de Estabillo, Manfredotti y Colazo con los de la actual mandataria. «No hizo lo que todos estaban preparados a escuchar como la reducción de salarios o el despido de trabajadores», afirmó.

El presidente de la Legislatura provincial, Manuel Raimbault -a cargo de la Gobernación- aseguró que si bien «todos hemos vivenciado este año como sumamente difícil, el Gobierno ha dado el puntapié en puntos centrales», para comenzar a lograr un «encauzamiento tanto en lo estatal como en lo institucional».

«Como ejemplos menciono el empezar a trabajar en el reordenamiento escalafonario o el ingreso por concursos, así como por primera vez en muchísimos años se han congelado las vacantes, por lo que en un contexto grave desde lo económico y lo financiero, creo que este Gobierno ha tenido una respuesta distinta a las tradicionales», remarcó Raimbault.

En este sentido, el Legislador a cargo de la Gobernación sostuvo que «al hacer un repaso y una comparación de los primeros años de gestión de todos los Gobiernos, desde Estabillo hasta la actualidad, y ante circunstancias sumamente dificultosas que atravesaron todas esas gestiones, las respuestas fueron distintas como lo fueron las respuestas de las organizaciones sindicales, lo que merece también una reflexión», indicó.

«El primer año de gestión de Estabillo durante una situación muy crítica, con problemas en lo salarial; en materia de empleos y en la sobrepoblación de trabajadores en Casa de Gobierno la respuesta fue de casi mil despidos a través del Decreto 16, eso luego se revirtió pero fue una decisión, y en el primer año de la segunda gestión de Estabillo la respuesta fue la ley 278; mientras que en el primer año de la gestión Manfredotti la respuesta fue entre el 30 y el 45 por ciento de reducción salarial y la caída de estatutos», recordó.

Raimbault destacó que, en contrapartida, la gobernadora Ríos asume «en una situación más difícil que las anteriores, porque hubo un Gobierno que se fue antes de tiempo porque no podía pagar sueldos, y la Gobernadora al transcurso del año no hizo lo que creo estaban todos preparados a escuchar como la reducción de salarios o el despido de trabajadores, sino que por el contrario comenzó a encauzar toda esta situación con otro tipo de medidas».

«Creo que esto merece algún punto de reflexión porque esta manera diferente de adoptar medidas políticas no tuvo las respuestas que se dieron en otras situaciones, porque en Tierra del Fuego no hubo menos de 55 días de paro; no menos de 60 días de tomas de edificios públicos y no menos de 70 días de asambleas, entonces cuando uno empieza a evaluar la perspectiva de lo que sucedió y cuáles fueron las políticas que este Gobierno generó para obtener esas respuestas tan violentas en términos de conflictos colectivos, de modo que todos debemos hacer una reflexión porque seguramente el Gobierno ha cometido errores pero creo que como sociedad merecemos darnos una nueva discusión sobre cómo tenemos que construir en lo cotidiano un camino distinto», opinó.

Para Raimbault «el sentido profundo de un cambio requiere del compromiso cotidiano, y en este compromiso cotidiano las organizaciones sociales que se presentan como progresistas o al menos más proclives al cambio, son las que más conciencia tienen de que si no hay compromiso no hay cambio posible, y no hay revolución con seguro de caución».

«Uno no puede decir que transformará la realidad pero simplemente pide que le paguen el sueldo del 1 al 5 de cada mes, entonces me parece que hay que empezar a tener otro tipo de discusión en Tierra del Fuego», finalizó.

Raimbault destacó que la gobernadora Ríos asumió «en una situación más difícil» que las anteriores gestiones de Gobierno y que, a pesar de que se esperaban medidas drásticas «no hizo nada de lo que estaban todos preparados a escuchar como la reducción de salarios o el despido de trabajadores, sino que, por el contrario, comenzó a encauzar toda esta situación con otro tipo de medidas».

«Al hacer una comparación de los primeros años de gestión de todos los Gobiernos, desde Estabillo hasta la actualidad, y ante circunstancias sumamente dificultosas que atravesaron todas esas gestiones, las respuestas fueron distintas como lo fueron las respuestas de las organizaciones sindicales, lo que merece también una reflexión», indicó Raimbault.

Comentá la nota