Raffo: “Me invitaron a formar parte de un sistema de recaudación ilegal”.

El oficial de policía Juan José Raffo dialogó con Sin Mordaza para explicar la denuncia que realizó sobre la existencia de "cajas negras" de recaudación en la policía de Rosario.
El oficial de policía Juan José Raffo dialogó con Sin Mordaza para explicar la denuncia que realizó sobre la existencia de "cajas negras" de recaudación en la policía de Rosario.

La misma fue presentada en un escrito de ocho carillas ante la División Judiciales de la Policía donde acusó a altos jefes de la mencionada institución de estar involucrados en distintos delitos.

En ese marco, Sin Mordaza viajó a Rosario para que Raffo explique detenidamente cómo está la situación por estos momentos.

A continuación se transcribe la entrevista:

SM: ¿Cuántos años llevás en la institución policial?

JJR: Un total de 15. Tres en la escuela y 12 trabajando efectivamente. Soy auxiliar. Hoy por hoy tengo una causa penal abierta y es la segunda a la que me enfrento. En las dos siempre aparezco a mitad de las actuaciones y por parte de la Policía. Actualmente, y gracias al inspector Benavente, que calculo que debe estar arrepentido, realicé una denuncia.

SM: ¿Qué paso, concretamente?

JJR: Me invitó a formar parte de un sistema de recaudación ilegal de la Policía de Rosario. Yo lo rechacé, al día siguiente. Me proponía estar dentro de la llamada "caja negra" de la fuerza. La propuesta concreta de Benavente, por intermedio de su secretario, era que yo vaya a visitar a alguna gente en forma periódica que desarrollaban actividades fuera del margen de la ley, como apuestas clandestinas y carreras de caballos, para que traiga es plata hacia ellos. Dijeron que esto me traería un beneficio tanto en lo personal como en lo económico. No llegamos a hablar de monto porque yo ese día hice las anotaciones, las pase a mi computadora y al otro día, sin vueltas, le dije que no quería formar parte. Que le agradecía pero que no me interesaba. Creo que ese día ya comenzaba mi licencia. A los dos días me cambian de destino, de la inspección tercera adonde yo me desempeñaba a la comisaría 19. Los que trabajamos acá sabemos cuáles son las comisarías tipo "castigo", donde no hay ciertas comodidades. A los tres días vuelvo a mi casa y me encuentro con la pared baleada y una cedula que decía que me pasaban a revestir, lo que te trae aparejado una reducción de salario, de armas y de credencial. En un principio, eso tiene que estar basado en un fundamento. Utilizaron una causa que tiene tres años, que se me levantó porque la justicia consideró que no daba para más. El fundamento decía que yo contaba con cuatro investigaciones judiciales en mi contra: una por robo, otra por incumplimiento de deberes de funcionario público, una por ley de drogas, con el señor Pimpi, que estimo que es Roberto Caminos y la ultima de presunto enriquecimiento ilícito. Pero a mí nunca nadie me llamó para que de explicaciones de mi patrimonio. De las dos causas de instrucción le dije a mi abogado, al otro día, que averigüe. Hoy ya se que las dos están desestimadas porque una era una denuncia anónima y la otra el secuestro de un celular en un escenario de robo, donde aparentemente mi numero estaba dentro de una agenda. Pero le dije a mi abogado que averigüe si existía una relación entre ese hecho y yo.

SM: ¿Cómo fue el incidente con el hijo del barrabrava "Pimpi"? ¿Vos tomaste alguna declaración?

JJR: De acuerdo a lo dicho por un chico que se llama Facundo, un sobreviviente de una agresión de este muchachito en la cual un amigo de el resulto muerto, dieron victima de un ataque con arma de fuego por parte del hijo de este hombre. Me llevó muchos días hablar con la familia del chico para darles a entender que el homicidio no tenia que quedar impune y después darle a entender que no tendría que haber pedido prestada una moto, ya que posteriormente sucedió un hecho muy confuso. El chico entendió lo que le dije, la madre me dijo que se sentían contenidos por mí. Cuando el chico decidió contar los hechos, fui al Heca, le tomé la declaración de puño y letra y así fue que el hijo de Roberto Caminos quedó imputado por homicidio y lesiones graves y se encuentra prófugo de la Justicia, al igual que su padre y dos de sus tíos.

SM: ¿Qué paso en la Policía cuando apareció esa imputación? ¿Era intocable el "Pimpi"?

JJR: Si, porque en vez de recibir un agradecimiento por haber esclarecido el hecho, se enojaron de una forma increíble. Pero bueno, el resultado que obtuve yo fue el de un trabajo de haber hablado tres días con la madre, por un hecho angustiante como el de haber perdido un amigo y encontrarse un joven arremetido por un hecho ilegal.

SM: ¿Algún policía te recriminó por la cuestión económica?

JJR: El jefe de Policía, comisario mayor Rodríguez, me dijo que yo le había hecho perder 50 mil pesos con la muerte del hijo del Pimpi. No me dijo puntualmente cómo, pero entiendo que el homicidio no se hubiese tomado, quedaba NN y ellos hubieran recibido alguna retribución económica por el padre de este muchacho. Creo que hubo una comunicación previa porque yo observe al abogado de la familia en el interior de la comisaría donde se estaba llevando a cabo el sumario.

SM: De la lista que te dieron para recaudar ¿Cuál es el monto mensual que tendrías que recoger?

JJR: La verdad es que no lo sume porque no se me paso por la cabeza, pero creo que un monto importante. Sobretodo porque hay cosas que son semanales.

SM: ¿Tenés miedo?

JJR: En lo personal no porque no tomé la magnitud del hecho. Pero después el caso tomó una difusión tan masiva que creo que las autoridades están analizando.

SM: ¿Te llamó alguien del Gobierno?

JJR: El ministro Cuenca no me llamó. A Iparraguirre lo leí hoy en el diario, diciendo que no sabe si está ante un extorsionador o ante un arrepentido. Si está ante un arrepentido le diría a Iparraguirre que me aproveche por la información que tengo, más aún si supiese que la va a usar para bien público. Un extorsionador no se maneja como yo (con denuncias), si no con movimientos más oscuros.

SM: ¿Temés por tu familia?

JJR: Anoche sentí unos estampidos que supuse, desde un primer momento, que eran de arma de fuego. Esta mañana, después de que deje mi hijo más grande en el colegio, descubrí que la puerta tenía un orificio y que la pared se hallaba con una bala. Llamé a la Jefatura, a la sección Judiciales, vino el jefe en persona, secuestraron bainas de 9 milímetros. Después, a mi señora, cuando fue a abrir un negocio que tenemos en la zona oeste, fue interceptada por una camioneta negra sin patente, pero no pasó a mayores. Hasta ahora nos vienen amedrentando.

SM: ¿Quién dispuso la guardia de las TOE?

JJR: Me dijeron que esto era una orden la Provincia, sin darme especificaciones.

SM: ¿Cuando hablás del dinero que se recaudaba, para qué te dijeron que se utilizaba?

JJR: Lo que me dio a entender Benavente es que era para sus superiores. Se que hasta el jefe y sub jefe llega seguro.

SM: ¿Tuviste alguna respuesta o apoyo de tus compañeros?

JJR: De mi vida extrapolicial he tenido apoyo, me han llamado. Ayer me dijeron que era hora de terminar con la corrupción de la policía. Tengo esa tranquilidad. Mis compañeros de la fuerza se han movilizado, pero es lógico, algunos no se quieren meter y yo los entiendo.

SM: En 15 años en la fuerza, ¿nunca viste esto?

JJR: Obviamente que he sabido que personas ejerciendo la prostitución, y de otras actividades ilegales, pero por cosas como esta (cajas negras) no sabía que se recibía dinero.

Comentá la nota