Ráfagas de 80 km. por hora provocaron grandes pérdidas

Relevamiento. El intenso viento provocó los principales daños en el barrio Tala Pozo y los parajes Santa Catalina y Gramilla. Nación y Provincia acudieron con ayuda.
Herrera, Avellaneda (Por Corresponsalía de Añatuya) Viento con ráfagas que superaron los 80 kilómetros por hora, lluvia y granizo, dejaron a 14 familias de Herrera con perdidas materiales casi totales en sus viviendas y algunos heridos, además de un sin fin de perjuicios en distintos barrios y parajes cercanos. El sector mas afectado fue el barrio Tala Pozo y los parajes Santa Catalina y Gramilla.

Habían pasado algunos minutos de las 18.30 cuando sobrevino el fenómeno sobre esa ciudad derribando postes de alumbrado público, innumerables árboles y provocando la voladura de techos de chapa, destrucción y rajadura de paredes y pérdidas de bienes muebles en las viviendas afectadas.

Ayer por la mañana el comisionado municipal del lugar, Humberto Lugones, confirmó que ante la situación “rápidamente se recibió asistencia tanto de la Secretaría de Desarrollos Social de la Nación y de la Subsecretaría de Desarrollo Social de la provincia. De urgencia se entregaron entre las familias damnificadas colchones, víveres y chapas aunque las soluciones definitivas llegarán tras el relevamiento de daños materiales que hicieron asistentes sociales enviados por la provincia”.

Entre las casas más dañadas se encuentra la de don Aurelio Rodríguez. Esta se derrumbó completamente al suelo, y por consiguiente perdió todos los bienes muebles que tenía allí. No se registraron heridos en dicha unidad habitacional.

De los casos relevados solo se contabilizó un herido. Se trata de Pablo Leal de 43 años a quien las chapas de cinc que tenía el techo de la vivienda donde residía temporalmente le provocaron un corte en el rostro y un hematoma en el hombro derecho.

Según el informe de la Comisión Municipal las familias damnificadas permanecieron en sus propias viviendas y otros en las de familiares y vecinos cercanos.

Cabe acotar que la energía eléctrica que se cortó apenas iniciado el meteoro, y se restableció aproximadamente a las tres de la madrugada, a pesar de la caída de postes. Asimismo, obreros municipales trabajaron en la recolección de los restos del arbolado derribados.

Comentá la nota