En Rafaela hay 2.700 que cobran subsidios

La mayoría de las empresas que pidieron el REPRO son metalúrgicas, pero también hay algunos comercios. En total son 1.620.000 pesos que se suman mensualmente a la circulación en la ciudad. En los reclamos individuales de empleados ante la Delegación apareció ahora "el mal trato". Una situación novedosa.
Estamos a mitad de abril y la situación del mercado laboral en nuestra ciudad -conservando una evidente sintonía con lo que ocurre en el resto del país-, tal como la calificó un sindicalista consultado por este Diario, "se mantiene en agonía", es decir, no se agravó en relación a lo que viene sucediendo en los dos últimos meses, pero tampoco experimentó mejoría alguna.

Recordemos que cuando allá por diciembre comenzaron a registrarse los primeros despidos masivos, además de muchos otros individuales, agregado a recorte de adicionales, suspensiones y adelantamiento de licencias, desde el ámbito oficial se reclamó como medida esencial preservar las fuentes de trabajo, poniéndose entonces un plazo estimativo hasta el mes de abril, confianza en alguna clase de reversión de la situación. La cual, evidentemente no se ha dado, sino que todo lo contrario, se observan síntomas indicativos que todo puede ir empeorando a medida que vaya pasando el tiempo sin avizorarse alguna pequeña recuperación.

Estos tres primeros meses de 2009 lograron superarse medianamente, sostenidos en parte por las ventas de fin de año, y por el antecedente que habitualmente los meses de verano son flojos en actividad productiva y comercial. Pero ahora ya estamos andando la última quincena de abril y todo se mantiene igual. "Es como un enfermo en terapia intensiva al cual no se le encuentra el tratamiento adecuado.

No va para adelante ni para atrás, pero el paso del tiempo contribuye al deterioro", fue la definición obtenida de alguien que conoce muy bien las oscilaciones del ámbito laboral, aunque prefirió preservar la identidad.

Lo cierto es que al momento en esta ciudad hay 2.700 trabajadores que cobran los 600 pesos mensuales del REPRO, el sistema de subsidios que existe para sostener a empresas que presentan los correspondientes comprobantes de su situación, además de estar al día con sus impuestos y obligaciones previsionales.

Si bien no se dispone de la nómina de empresas que participan del REPRO, ya que algunas tramitan desde la Delegación del Ministerio de Trabajo en Rafaela, pero otras lo hacen en forma directa, podemos informar que en su mayoría se trata de firmas de la actividad metalúrgica -el sector más castigado por la crisis-, aunque también se cuentan otros tipo de negocios, comercios por ejemplo, que son los menos.

Justamente, dentro del marco metalúrgico, además de empresas locales que están afectadas seriamente por la retracción de actividad, se agregó recientemente un importante número de trabajadores de empresas de la localidad de San Vicente, incluyéndose dentro del oscuro panorama que enfrentan las del sector de la maquinaria agrícola.

En el ámbito de la Delegación del área laboral local, lo habitual es que durante el mes se registren unos 80-90 reclamos individuales y entre 3-4 colectivos, es decir, por conflictos que afectan de 10 a 50 empleados. Mientras que en el pasado mes de febrero, esos reclamos de carácter individual ascendieron a 114, lo cual refleja claramente la suba del nivel de conflictividad.

MAL TRATO

Dentro de los reclamos que se reciben en forma individual en la Delegación laboral de nuestra ciudad, habitualmente la mayoría de ellos -alrededor de la mitad- corresponden a despidos, en tanto el resto es por falta de pagos, incumplimientos diversos y otras causas. Pero lo realmente llamativo, que ha venido cobrando forma en los últimos meses y cada vez suman más casos, son quienes denuncian "mal trato" de parte de sus superiores o de la patronal.

Precisamente, este nuevo aspecto que se ha incorporado muy fuerte en un tiempo muy complicado como el que vivimos, podría ser causa del alto nivel de alteración con el cual se convive, producto de la gran incertidumbre de una situación que mantiene en vilo a gran parte del conjunto de la comunidad.

¿RECUPERACION?

Cuando todavía ni siquiera se tienen indicios respecto a la profundidad y extensión que tendrá la crisis, son muchos los que vienen ilusionándose con el comienzo de una recuperación de la actividad.

En tal sentido, debe recordarse -merced a lo vivido en otras crisis anteriores- que una vez concluido el período recesivo la recuperación laboral no viene en forma inmediata, casi como por obra de magia, sino que suele llevar el doble de tiempo para observar síntomas favorables.

Es decir, y así lo hacía notar una fuente gremial, que si la crisis se prolonga hasta los últimos meses del presente año -una estimación bastante optimista por cierto- deberá transcurrir todo 2010 y tal vez algunos meses más, para recuperar los puestos de trabajo perdidos durante ese lapso.

Comentá la nota