Rafael D’Angelo, de Luz y Fuerza, advierte por la precariedad del servicio eléctrico

Días atrás, con la primera tormenta que atenuó la sequía volvieron los cortes del servicio eléctrico. Después fue el calor. Ayer hubo cortes, y al parecer las cosas seguirán con este ritmo. El Sindicato de Luz y Fuerza advirtió que detrás de ésto hay falta de inversión, de mantenimiento, y planteles diezmados.
Rafael D’Angelo -chivilcoyano- es secretario de Organización e Interior del Sindicato Luz y Fuerza Mercedes -con jurisdicción en varias provincias-, y ayer estuvo hablando con Radio del Centro, FM 91.9, sobre esta problemática.

El dirigente señaló que “lo que ocurre en Chivilcoy se ve en la mayoría de las sucursales de EDEN”, pero localidades como la nuestra “que han tenido un crecimiento importante, se ven más afectadas”.

“Quienes hemos tenido la suerte de andar por muchas provincias, vemos que si bien ha habido una reactivación en el país, lo que se ve en Chivilcoy es superior a otras localidades del interior”.

Sobre la situación del personal, informó que en Chivilcoy hay 70 trabajadores, y recordó que en 1997 había más de 160. “Después, por retiros voluntarios, traslados a otras reparticiones, retiros especiales (jubilaciones anticipadas), en 2001 éramos 95 compañeros, con 21 mil clientes”.

“Hoy Chivilcoy tiene casi 26 mil clientes, y el servicio se presta con 70 compañeros”.

Explicó que al problema del número de empleados hay que sumarle que “no hay capacitación, no ingresa personal, no hay vehículos en condiciones, tenemos más kilómetros de línea que antes, hay un Parque Industrial en plena expansión… esto que se ve en Chivilcoy se multiplica en las 36 sucursales que tiene la compañía en la provincia de Buenos Aires”.

Admitió que el grupo que está al frente de la empresa asumió hace unos dos años, “y le dimos la cuota de credibilidad necesaria, en la relación con el gremio; pero es evidente que las promesas no tienen relación con los hechos”.

“Hoy tenemos que rogar que no haya un viento fuerte porque se cae el sistema, y mucho de lo que se levanta es gracia a la capacidad práctica de los compañeros”.

“Trabajan muchas horas para levantar el servicio, y ésto no es lo normal, aunque se asuma de esa manera. Lo normal es que si hay viento no se caiga el servicio; que no haya cortes, que el trabajador pueda hacer su tarea en forma ordenada, planificada… así trabaja una empresa en serio, y eso es lo que nosotros pretendemos”.

Afirmó que el Sindicato, en cada uno de los ámbitos donde participa, “muestra su disconformidad con lo que está ocurriendo, pero ésto tiene un límite, no podemos estar permanentemente pidiendo. Necesitamos muchos ingresos, aprovechar la experiencia de quienes están en actividad para que la trasladen a los nuevos”.

D’Angelo destacó que “no estamos pidiendo nada de otro mundo. Solicitamos que haya más gente, que trabaje mejor, con mejores vehículos, mantenimiento, capacitación…”

Otro de los cuestionamientos es la tercerización de tareas: “Queremos que el trabajo lo hagan los compañeros, porque la tercerización es a menor costo, pero también hay que ver cómo se trabaja”.

Preguntado cuántos trabajadores deberían incorporar para normalizar la tarea, opinó que “por lo menos 15 compañeros”, y destacó que “Chivilcoy necesita un buen servicio eléctrico. Sabemos que hay muchas empresas que miran nuestra ciudad para radicarse, y entre los primeros requerimientos está el abastecimiento energético”.

“Hasta el estallido de la crisis de los mercados, en el Parque Industrial de Chivilcoy había empresas que no podían producir a pleno por falta de potencia”.

“En la Secretaría de Energía de la Provincia se sabe que uno de los Parques Industriales que tiene mayor necesidad es el de Chivilcoy, y para eso también se requiere personal que garantice el servicio”.

Comentá la nota