Rafael Correa denunció una conspiración golpista en Ecuador

El presidente izquierdista, alineado con Chávez, aseguró que hay elementos de las fuerzas armadas relacionados con el ex presidente depuesto Lucio Corrientes en el posible intento
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció hoy "una conspiración para desestabilizar al gobierno en que están involucrados ciertos elementos de las Fuerzas Armadas vinculados a (ex presidente Lucio) Gutiérrez", en declaraciones dadas a la agencia de noticias estatal Andes.

El mandatario, que en casi tres años de mandato ha gozado de alta popularidad, admitió que este mes será difícil por las protestas anunciadas desde sectores indígenas, del magisterio y de los trabajadores, a más de revelar la delicada situación dentro de las Fuerzas Armadas.

Correa dijo a Andes, agencia informativa oficial que inició su trabajo desde hace tres días, que en las filas militares circula que el gobierno eliminará el Instituto Social de las Fuerzas Armadas "lo cual es mentira".

Aseveró también que a pesar de que la oposición es reducida en Ecuador, tiene un "inmenso poder económico y mediático" que podría desestabilizar a su gobierno.

El coronel Lucio Gutiérrez gobernó Ecuador de 2003 a 2005 cuando lo destituyó el Congreso Nacional. Su partido, Sociedad Patriótica, es la segunda fuerza política de Ecuador. La semana pasada circuló internacionalmente un comunicado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que advertían de que habría un intento de desestabilizar al gobierno de Correa, lo que fue desestimado por los ministros de Relaciones Exteriores, Fander Falconí, y de Defensa, Javier Ponce.

Correa cumplirá tres años en el poder el 15 de enero próximo tras haber sido elegido como presidente en 2007 y posteriormente, por segunda ocasión, en elecciones adelantadas, en 2009, por un período de cuatro años. Ascendió al poder con la promesa de establecer en Ecuador "el socialismo del siglo XXI", línea en que coincide con su homólogo venezolano Hugo Chávez.

Comentá la nota