Radiografía de la deserción universitaria en Santa Fe

En la UNL hay una tasa de retención general alta, pero cerca del 40 % de los alumnos del primer año no se reinscribieron en 2008. Y en la UTN, si bien la matriculación crece, la tasa de graduación es de apenas el 20 % para algunas especialidades. La problemática condiciona un modelo de país sustentado en la excelencia profesional.
La problemática de la deserción universitaria -acto de abandonar los estudios superiores- ha adquirido en los últimos años una preocupante dimensión. Con cada renunciamiento académico se pierde tiempo valioso, se derrumban expectativas y proyectos personales, y se entorpecen los engranajes del sistema universitario nacional, con pérdidas para el Estado que repercuten negativamente en el presupuesto público para las casas de estudios. Todo ello se traduce, además, en desinversión para los proyectos de investigación académica y científico-tecnológica.

Nuestro país ostenta altos índices de deserción universitaria. Se estima que a nivel nacional apenas tres de cada 10 estudiantes terminan sus estudios. Hoy las filas universitarias se van diezmando y, con ello, cae en saco roto otra oportunidad histórica de reposicionar a la Argentina como una nación cuyo desarrollo se sostenga y sustente sobre buenos niveles de formación académica y profesionalismo.

Comentá la nota