Radiodifusores del mundo la consideran "aberrante"

El presidente de la Asociación Internacional de Radiodifusión (AIR), el chileno Luis Pardo Sainz, calificó ayer de "aberrante" la sanción en el Congreso de una nueva Ley de Medios Audiovisuales que, a juicio de su entidad, pone en serio peligro la libertad de expresión en el país.
"Es aberrante que en un país culto y amante de la libertad como la Argentina se haya impuesto a rajatabla una ley que no sólo vulnera derechos constitucionales de cientos de radiodifusores, sino que significa oficializar las presiones e injerencia del poder de turno sobre los contenidos de los medios, en evidente detrimento de la libre expresión, la transparencia y el escrutinio público", señaló el titular de AIR.

Esa entidad nuclea a más de 17.000 asociaciones y emisoras de radio y TV de América, Europa y Asia, y ya había manifestado en las últimas semanas serios reparos con el contenido de la Ley de Medios que impulsó el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Frente a los hechos consumados, Pardo Sainz señaló que "sólo cabe esperar que la Justicia y el próximo Congreso Nacional puedan enmendar este desatino, cuya mala fe queda en evidencia por la inusitada tramitación que se le dio, para ser aprobada con una mayoría legislativa que ya no responde a la voluntad popular, que se expresó recientemente en las urnas".

En el debate previo, la AIR ya había advertido que la nueva legislación "compromete la vigencia de la libertad de expresión".

En esos prolegómenos, Pardo Sainz había sido especialmente crítico con el debate maniqueo que se proponía desde el kirchnerismo. "El discurso trasnochado de la oligarquía y el imperialismo no es argumento suficiente para generar el peor de todos los monopolios, que es el ejercido por el Estado cuando se le facilitan las condiciones para incidir en la línea editorial y los contenidos de los medios independientes", sostuvo.

Comentá la nota