Radiodifusión: la Iglesia pidió que la ley la trate el próximo Congreso

Dijo que un debate de los legisladores electos en junio le daría "más soporte democrático".
El apurón del Gobierno para que el Congreso trate antes del 10 de diciembre el proyecto de ley de radiodifusión siguió cosechando ayer opiniones contrarias.

Al igual que lo había hecho el jueves buena parte de la oposición, nada menos que la Iglesia -que prefiere no involucrarse en cuestiones tan específicas- salió a decir que "es mejor" que la iniciativa sea tratada por la composición de la cámara surgida en las elecciones del 28 de junio. Hasta deslizó sus temores sobre los efectos que podría tener sobre la libertad de expresión una ley que no sea suficientemente debatida y consensuada.

La posición de la Iglesia fue fijada por el presidente de la comisión de Comunicación del Episcopado, el arzobispo Agustín Radrizzani, al disertar en la cena mensual de la Asociación de Entidades Periodísticas (ADEPA). Lo hizo a poco de que la presidenta Cristina Kirchner presentara la iniciativa legal en la Casa Rosada con un discurso durísimo hacia la prensa, que fue muy aplaudido por miembros del oficialismo y dirigentes de diversos sectores afines al Gobierno. Y que fue seguido desde la Plaza de Mayo por una colorida, pero escasa concentración.

La Presidenta dijo que el proyecto busca hacer una Argentina "más plural" y advirtió que el debate "va a poner a prueba como nunca a la sociedad argentina".

El proyecto ha sido criticado por la oposición por su excesivo intervencionismo y fuertemente sospechado de querer convertirse en una forma de controlar a los medios independientes.

La iniciativa fue girada el jueves a dos comisiones controladas por el oficialismo: las de Comunicaciones -que será la cabecera para su tratamiento- y de Presupuesto, pero también a la de Libertad de Expresión, que preside la radical Silvana Giúdici. El jueves sería tratado en un plenario de las comisiones. Desde el Gobierno prometen darle sanción en 30 días.

Hasta el momento el oficialismo y sus aliados tienen una ajustada mayoría en ambas cámaras, pero la relación de fuerzas cambiará a partir del 10 de diciembre, como resultado de las elecciones del 28 de junio pasado.

"Si bien no podemos descartar que el proyecto se trate antes, es mejor que ocurra a partir del 11 de diciembre porque ello permitiría un mayor debate y una mayor participación y, por tanto, contar con más visiones y también con un mayor soporte democrático", dijo Radrizzani ante una pregunta de uno de los presentes y frente a un auditorio hábito por conocer su pensamiento sobre la polémica iniciativa legal del oficialismo.

Con todo, Radrizzani dejó en claro que el país "necesita una ley de Radiodifusión que respete la libertad de expresión y sea lo más plural posible".

Sobre esto último deslizó un temor: "No vaya a ser cosa que con el argumento de limitar un supuesto monopolio económico, el Estado termine manejando la comunicación ideológicamente".

Por eso, Radrizzani insistió en que "parece más oportuno que se trata a partir del 11 de diciembre".

De todas formas, Radrizzani -uno de los obispos con mejor llegada a varios funcionarios del Gobierno- se mostró cuidadoso en la elección de sus palabras, buscando no minar uno de los pocos puentes del Episcopado con la Casa Rosada, que la propia Iglesia quiere preservar.

Ni bien Cristina presentó el proyecto, el macrismo, el PJ disidente, la UCR y la Coalición Cívica pidieron que la iniciativa fuese tratada a partir del 10 de diciembre.

"No debe acelerarse el tratamiento de uno de los proyectos más importantes de los últimos años, sino el más importante", opinó Felipe Sola, de Unión Pro. En tanto que la UCR y la Coalición Cívica dijeron que "no están dadas las condiciones para trata ahora el tema".

Radrizzani fue presentado por el titular de ADEPA, Lauro Laiño.

Comentá la nota