El radicalismo volvió a constituirse como la principal fuerza opositora en la provincia

Con más de 100 mil votos a su favor, José Cano irá al Senado de la Nación con el desafío de constituirse con la principal figura opositora al alperovichismo. Gracias al sorpresivo desempeño del ignoto ruralista Juan Casañas el centenario partido supo capitalizar el descontento social hacia la política agraria del Gobierno nacional. Un nuevo fracaso de Fernando Juri. Fuerza Republicana ya escucha su réquiem.
La principal incógnita de cara a estas elecciones, en el ámbito local, pasó por determinar qué fuerza podía conquistar la tercera banca en disputa para el Senado de la Nación dada la nueva imposición del oficialismo. La incertidumbre se volcó sobre los candidatos de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi; de la Unión Pro-Federal, Fernando Juri y del Acuerdo Cívico y Social, José Cano.

Sin embargo, el estrecho margen entre las tres fuerzas opositoras en pugna, se borró de un plumazo a medida que los primeros cómputos oficiales se daban a conocer. La segunda ubicación obtenida por la coalición de partidos encabezada por el radicalismo sobresalió tanto por la cantidad de votos finalmente obtenida ( superó los 100 mil votos) como por la diferencia de más de seis puntos porcentuales lograda sobre el jurismo, a la postre ubicado en la tercera posición con otro rotundo fracaso.

En este contexto, sorprende más que la segunda ubicación, el caudal de votos obtenidos por este frente que, hasta las primeras horas de hoy, dejaba al ruralista Juan Casañas como ganador del últimos escaño en disputa para la Cámara de Diputados de la Nación. Un golpe sensible oficialismo que, dentro de su arrolladora victoria, debe soportar la aparente pérdida de la cuarta banca luego de que el propio gobernador José Alperovich anunciara exultante que "se estaba consiguiendo" la totalidad de los escaños a diputados en juego.

Pese a la meritoria elección, no sería atinado adelantar un resurgir del radicalismo en la provincia. El Acuerdo Cívico y Social, si bien tenía su columna sostenida por la UCR, contó con el apoyo de diversas fuerzas entre ellas los seguidores del ARI en Tucumán, el socialismo y, sobre todo, el sector rural que realizó un aporte mucho más amplio que lo que hasta los propios radicales creían.

Y, junto al respaldo que logró el centenario partido al haber sabido jugar muy bien la carta que capitalizó el descontento social por la política del Gobierno nacional hacia el campo, vale también la pena analizar la figura de Cano en el contexto provincial.

Desde su escaño en la Legislatura, el ex directivo de la UNT supo, decenas de denuncias mediante, constituirse como la imagen opositora más visible, primero desde el parlamento local y ahora proyectada a todo el espectro político provincial.

Ahora Cano tiene en sus manos la posibilidad de solidificar una real figura de oposición al alperovichismo a partir del envión de la muy buena elección conseguida. Un desafío que encontró sucesivos fracasos en su búsqueda: Esteban Jerez, Ricardo Bussi y Fernando Juri pueden dar cuenta de ello.

Comentá la nota