El radicalismo neuquino aumenta sus metáforas

Se está librando una sorda pelea que pasa centralmente por las rebeldías cada vez menos elegantes de quienes no están dispuestos a avalar tempranamente la candidatura a gobernador de Horacio Quiroga. Una parte de esa pelea eligió, a modo de catarsis, al diputado nacional Hugo Prieto, que sigue aferrado a los K. Le pegó duro, con ricas imágenes retóricas, el diputado Marcelo Inaudi.
Lo que estaba presente en estado larval, eclosionó como un vibrante capullo en el radicalismo neuquino, partido en el que ya no hay lugar para ambigüedades en el áspero camino rumbo a lo que será una dura contienda por el poder en 2011. Y una de las voces más filosas de la UCR no dudó en comparar al diputado nacional Hugo Prieto, voz discordante y empecinado habitante del bloque K, con un cuatro de copas que se presenta como un macho de bastos, en un imaginario truco con el MPN.

Fue el presidente del bloque de diputados provinciales de la Unión Cívica Radical (UCR), Marcelo Inaudi. Dijo que Prieto "pareciera que es víctima de un ataque de delirium tremens" y remarcó que "es un cuatro de copas y se quiere presentar como el macho de bastos".

Inaudi defendió la decisión del Comité Nacional de suspender la filiación de Prieto y respaldó la postura del Comité Provincia en el sentido de que, de cara al 2011, cada localidad deberá articular su estrategia de alianzas con lo que se defina a nivel provincial con la fórmula para la gobernación, tema que además ha sido un claro mensaje al intendente capitalino, Martín Farizano.

Precisamente Prieto había destacado esta alusión, al afirmar que desde el radicalismo neuquino se pretendía limar el poder del intendente y perjudicar a Farizano, para terminar de romper su política de alianzas amplias, que incluyen a UNE, Libres del Sur y Frente Grande, además del ARI.

Con esta posición, Prieto profundizó una brecha que en realidad se quiere mantener abierta para no convalidar antes de tiempo la candidatura a gobernador del diputado nacional electo Horacio Quiroga.

El actual legislador provincial enfatizó que "la posición de Prieto en el radicalismo neuquino no es minoritaria, más bien es solitaria porque ningún afiliado ni dirigente de la UCR desconoce que nuestro candidato a gobernador debe ser Horacio Quiroga, que es el único que puede poner fin a casi 50 años del Movimiento Popular Neuquino".

"En las elecciones del 28 de junio el radicalismo neuquino, con Horacio Quiroga y Eduardo Benítez a la cabeza, se transformó claramente en la segunda fuerza política de la provincia y debe ser la columna vertebral de una coalición en las elecciones de 2011", dijo Inaudi, agregando que "con su actitud, Prieto no sólo le hace el juego al kirchnerismo sino que también es funcional a los intereses del partido provincial que, por cierto, hoy son parte de la misma sociedad".

Comentá la nota