El radicalismo busca la unidad para evitar la interna

"Hay consenso para buscar la unidad, bajar las listas y evitar la elección interna". Es la frase más escuchada de boca de los más encumbrados dirigentes del radicalismo.
Desde distintos sectores del partido, con matices, el objetivo es aprovechar la coyuntura provincial, con el juecismo en crisis y el justicialismo dividido entre schiarettistas y delasotistas, y mostrar una cara distinta a los cordobeses.

Las disputas internas, que derivaron en que el congreso partidario decidiera en abril postergar la elección de cargos partidarios para setiembre y no ir a una alianza con el Frente Cívico, habían dejado en pie cuatro listas que querían competir para quedarse con la conducción del Comité Provincia.

Pero, el escenario que dejaron los comicios del 28 de junio, con el partido imponiéndose en el tramo de diputados y ubicándose en un segundo puesto en el de senadores, es muy distinto a aquel de abril, en el que la interna estaba en ebullición.

Por eso, los dirigentes con mejor posicionamiento, Oscar Aguad y Ramón Mestre, comenzaron a negociar con los distintos grupos internos una salida a la interna. Envalentonados por el resultado, los radicales aseguran que manejan encuestas poselectorales que los favorecen, incluso sobrepasando por varios puntos los porcentajes que les dieron las urnas el 28.

"Hoy el radicalismo tiene posibilidades reales de gobernar Córdoba y por eso tenemos que integrar a todos en una conducción común a los efectos de construir un programa de gobierno que puede sacar a la provincia del letargo y aislamiento", afirmó Aguad.

El diputado nacional reelecto, número puesto para ser candidato a gobernador en 2011, es uno de los que aseguran no temerle a la elección interna, pero manifiesta la necesidad de no caer en los clásicos "internismos" del partido.

Por eso, tanto él como Mestre abogan por el debate de una conducción que contenga a todos los sectores y que abra el juego a los afiliados. "Necesitamos una persona que sea una síntesis de todos, porque tenemos que dar una señal de fortaleza construyendo la unidad", acotó Aguad.

Por su parte, el senador electo Ramón Mestre enfatizó que si bien le han ofrecido ser el presidente del Comité Provincia no está en sus planes esa posibilidad. "Necesitamos a alguien componedor para llegar a 2011 con un paso firme", aseveró.

Todos los días circulan rumores a cerca de los dirigentes que podrían ubicarse en los diferentes puestos del partido.

Esta semana se conoció la posición de varios dirigentes encolumnados detrás de Antonio María Hernández y Jorge Sappia a través de un documento en el que pidieron la conformación de una comisión de acción política que normalice el partido. Criticando severamente la falta de democracia interna y las continuas prórrogas de los mandatos de las autoridades partidarias, el grupo solicitó que se convoque de manera urgente al Congreso de la UCR para designar a esta comisión que debería luego llamar a elecciones internas.

El camino recién se comienza a transitar en un escenario modificado por el proceso electoral que culminó el 28 de junio. La consigna parece ser no echar a perder lo que tanto costó conseguir: un triunfo del partido después de años de predominio justicialista.

Gestiones

Interesados. Los comicios legislativos del 28 de junio dejaron posicionados en el radicalismo a Oscar Aguad y a Ramón Mestre para ser los futuros candidatos a gobernador e intendente de la Capital. Precisamente, estos dos dirigentes son los más interesados en evitar la confrontación interna de setiembre.

Gestos. Aguad y Mestre están negociando con Mario Negri, Carlos Becerra y Miguel Nicolás una salida para evitar la interna. En privado, ambos dirigentes dicen que la unidad "está cerca".

Comentá la nota