El radicalismo apunta a ratificar la continuidad de Juntos por el Cambio más allá del resultado electoral

El radicalismo apunta a ratificar la continuidad de Juntos por el Cambio más allá del resultado electoral

No obstante, referentes de la UCR indicaron que debe haber una reestructuración de la coalición

Fortalecido luego del triunfo en las elecciones a gobernador en Mendoza, el radicalismo mostró gestos de autonomía dentro de Juntos por el Cambio. Si bien Alfredo Cornejo y Martín Lousteau -los principales referentes del espacio- resaltaron la necesidad de mantener unida la coalición, aclararon que deberán discutir los liderazgos dentro de la fuerza a futuro.

“Si Macri no gana, la sociedad va a poner en ese lugar a un liderazgo colectivo”, manifestó Lousteau a Infobae. Días atrás, Cornejo planteó incluso que en la “hipótesis ganadora, Macri tiene que tener otro tipo de liderazgo".

En la provincia de Buenos Aires la situación no difiere del plano nacional. Tras las PASO, son varios los intendentes que pregonan el corte de boleta para revalidar su gestión municipal y, al mismo tiempo, desligarse así de la imagen negativa del Presidente. En este contexto se intentó generar suspicacia por la visita de un jefe comunal de Cambiemos a un acto peronista.

El evento en cuestión fue liderado por el intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, quien inauguró el Parque de la Unidad Nacional, una obra que contempló la pavimentación de casi 50 cuadras, la instalación de luminarias nuevas y la etapa final de un proyecto hidráulico. Menéndez estuvo acompañado por Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Fernando Espinoza (candidato a intendente de La Matanza), Verónica Magario (intendenta de La Matanza y candidata a la vicegobernación de la provincia de Buenos Aires), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mario Ishii (José C. Paz), Juan Zabaleta (Hurlingham), Julio Zamora (Tigre) y Juan Pablo de Jesús (Partido de la Costa). Entre los invitados estuvo también el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse.

Gustavo Menendez inauguro el Parque de la Unidad nacional y la urbanizacion del Barrio Obrero de Libertad

Junto a Jorge Macri (Vicente López) y Jaime Méndez (San Miguel), Posse es de los pocos jefes comunales de Cambiemos -en el conurbano- que triunfó en las PASO y prácticamente tiene garantizada su reelección. Sin embargo, se buscó vincular su gesto de participar de un acto de un distrito peronista al resto de los dirigentes que apelan a emanciparse de la figura de Macri.

En diálogo con Infobae, Posse expresó que participó de la actividad como gesto de cortesía ante la invitación porque se hizo “bajo los postulados de la unidad nacional en un parque donde se destacó, entre otros, a Hipólito Yrigoyen y Arturo Frondizi”. “Somos dirigentes que trabajamos en una misma zona geográfica y nos mueven convicciones compartidas respecto de la función pública. La obra me parece hermosa, se puede copiar e incluso mejorar. Sí por cada cosa uno va a temer por como deforman una foto, no vas a ningún lado”, agregó.

En ese sentido, Posse resaltó la victoria de Juntos por el Cambio en San Isidro, donde el oficialismo superó el 40% de los sufragios y obtuvo una diferencia de 15 puntos respecto del Frente de Todos. “Llevo adelante uno de los lugares donde más votos sacó Mauricio Macri, y donde más votos puede sacar un candidato a intendente. Ojalá en todos los lugares puedan llevar una elección así a Mauricio y María Eugenia” sostuvo Posse, quien destacó que el Presidente “vino tres veces en los últimos dos meses a San Isidro".

Consultado por la continuidad de Juntos por el Cambio, el intendente radical expresó que “lo principal es concentrarse para lograr la mejor elección nacional y provincial". “Desde ese resultado la intención, y lo que va a ocurrir, es ratificar el espacio”, agregó.

Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Rogelio Frigerio, Martín Lousteau y Emilio Monzó son a priori los dirigentes con peso propio para erigirse como líderes de Juntos por el Cambio, independientemente del resultado del 27 de octubre.

En San Isidro, Gustavo Posse se encamina a ser reelecto nuevamente (Crédito: Santiago Saferstein)

Respecto de cómo se construirá ese liderazgo, Posse declaró que dependerá “del resultado electoral y de lo que la gente quiera en el futuro”. “Estamos luchando, aún estando en desventaja. Debemos ratificar la necesidad de sostener el espacio antes y después de la elección", explicó.

Consultado por las últimas declaraciones de Cornejo y la revalorización que cobró su figura tras triunfar el radicalismo en Mendoza, sostuvo: “Lo vi concentrado. Tiene la cabeza puesta en colaborar desde el radicalismo para el triunfo nacional, aunque sea crítico luchamos todos juntos para ganar".

(Nicolás Stulberg)

Mientras tanto, Mauricio Macri envalentona a su tropa al grito de “Si, se puede” y busca una heroica remontada que le permita ser reelecto. Sin embargo, en Juntos por el Cambio hay quienes por lo bajo no comparten la visión utópica del Presidente y ya se imaginan como oposición a un gobierno de Alberto Fernández. La cuestión que se empieza a discutir es quién lidera el posmacrismo. Allí, la Unión Cívica Radical pretende imponer su peso propio y tiene con qué condicionar la continuidad de la coalición. El radicalismo aportó la proyección nacional para el surgimiento de Cambiemos pero en cuatro años de Gobierno nunca logró un trato equitativo por parte de sus socios del PRO. Con Macri, y Marcos Peña como mariscales de la derrota, la UCR piensa en una reestructuración de la coalición.

El radicalismo está parado en un escenario donde no tiene apuro. Primero debe suceder la elección del 27 de octubre, pero ante la latente posibilidad de un resultado adverso, paciente, se prepara para lo que viene. “Tomar fuerza propia independientemente de quiénes sean los actores del futuro", sostuvo ante Infobae un armador de la UCR a nivel provincial pero con nexo directo con la estructura nacional que comanda Cornejo.

María Eugenia Vidal y Daniel Salvador. Foto: NA

A la hora de pensar en líderes del mañana, por lo bajo la carta fuerte es Lousteau; en contraste, pese a su buena imagen, la amplia derrota de María Eugenia Vidal en las PASO provocó que en las filas del radicalismo provincial la empiecen a mirar de reojo: “Muchos consideran que María Eugenia está sobrevalorada como dirigente política", sostuvo la misma fuente consultada.

El pase de factura hacia la actual gobernadora tiene que ver con dos cuestiones: la política y una más bien fraternal. Por un lado, desde la UCR se envalentonan al considerar que “no es lo mismo que el PRO tenga asegurado Lanús, Morón, Tres de Febrero, La Plata, y Mar del Plata, a que solo venga con Vicente López”, resaltaron sobre el panorama derrotista del conurbano. Y por otro lado, hay aspectos vinculados a la “generosidad”, “amplitud”, “el compartir”, que desde el partido centenario sostienen que Vidal no los tuvo para con ellos: “Cuando estás en condiciones pedís, pero fuera del poder ¿vamos a ir a escucharla o ella tendrá que escucharnos a nosotros?”, se preguntan.

Coment� la nota