El radicalismo apuesta a insistir con Ingresos Brutos

Ante las dificultades del Ejecutivo para dar respuestas salariales, los distintos bloques legislativos comenzaron a barajar alternativas para dotar de fondos al gobierno. Desde el kirchnerismo podrían autorizar endeudamiento con ese fin.
Explicitadas las dificultades de la Casa Gris para dar respuesta a los reclamos de recomposición salarial de los gremios estatales, oficialismo y oposición comenzaron a diseñar estrategias alternativas para dotar al gobierno de recursos adicionales para la paritaria de febrero. El radicalismo le sugerirá al gobernador Hermes Binner que envíe a la Legislatura un mensaje complementario al Presupuesto 2010 insistiendo con la posibilidad de gravar a la industria y a la construcción con el impuesto a los Ingresos Brutos. "Si se aprueba obtendríamos 400 millones de pesos, frente a los 200 que surgieron de la reforma tributaria acotada que impuso la oposición en el Senado", precisó el jefe de la UCR en Diputados, Darío Boscarol quien se entusiasmó con el hipotético aval que un sector del peronismo podría darle a la iniciativa en la Cámara baja. En cambio, el kirchnerismo santafesino analiza proponerle al Ejecutivo aumentar el nivel de endeudamiento, trasladando partidas asignadas a obras públicas a gastos corrientes, que luego serían recompuestas a través de créditos internacionales. "Para ello, el socialismo debiera revisar el veto al reparto del Fondo Sojero y acordar obras con los intendentes y jefes comunales", confió a este diario un legislador peronista.

La discusión salarial con UPCN, ATE y Amsafé ya se instaló en la agenda pública provincial. Tanto que los gremios fijaron un piso del 20 por ciento y el propio Binner advirtió que no contaba con los recursos, tras el revés que sufrió su reforma tributaria en la Legislatura. El gobernador fue más allá el viernes al reclamarle a los docentes que no tomen a los alumnos como "elemento de presión" en la paritaria.

Los principales referentes del Frente Progresista y del PJ admiten que el Ministerio de Economía tendrá dificultades fiscales para otorgar la suba solicitada por los sindicatos estatales, teniendo en cuenta el Presupuesto que aprobó la Legislatura y el posterior veto parcial del Ejecutivo. En ese marco, empezaron a diseñar estrategias para dotar a la gobernación de fondos adicionales para poder dar respuesta a los reclamos planteados.

El radicalismo picó en punta. Boscarol anticipó a Rosario/12 que la UCR le recomendará a Binner que envíe a las cámaras legislativas en febrero "un mensaje complementario al Presupuesto gravando a la industria (0,5 por ciento) y a la construcción (1 por ciento) con Ingresos Brutos, excluyendo el tema endeudamiento que tanta polémica generó".

El diputado radical estimó que de aprobarse esta propuesta "se obtendrían 400 millones de pesos, frente a los 200 que ingresarán mediante la reforma acotada que impuso el PJ en el Senado". Boscarol dijo tener expectativa de conseguir el aval del Frente para la Victoria en la Cámara baja, para así conseguir los votos necesarios en el ping pong legislativo.

Más allá del optimismo radical, esa opción parece contar con escasas chances de prosperar. El reutemismo y los legisladores obeidistas sólo insistirán con la moratoria -vetada por Binner y con retoques al reparto del denominado Fondo Sojero. El kirchnerismo analiza ofrecer un nuevo techo al endeudamiento, para así liberar partidas asignadas a obras públicas y derivarlas a gastos corrientes, para luego gestionar créditos internacionales. "Es una alternativa, pero antes el gobierno debe revisar el veto al Fondo Sojero y acordar obras con las comunas e intendencias", aclaró uno de los legisladores del PJ.

Las negociaciones formales comenzarán la semana próxima, de cara a la sesión del 18 de febrero, fecha en la que las cámaras deberán analizar el veto del Ejecutivo al Presupuesto 2010. Entre los artículos vetados figuran el que le ponía un límite de 250 millones de pesos al gobierno para endeudarse, la modificación al régimen de moratorias, el congelamiento de la planta del personal y la distribución del Fondo Sojero en partes iguales. Al respecto, Boscarol ratificó que, pese a algunos trascendidos que iban en dirección contraria, la UCR apoyará el criterio de la Casa Gris, con lo cual la gobernación tiene asegurados los votos para sostener el veto en la Legislatura, ya que el arco opositor no conseguirá la mayoría especial que exige la Constitución para imponer su criterio frente al Ejecutivo.

Comentá la nota