El radicalismo apuesta por encontrar su horizonte político

Los dirigentes José Cano, Raúl Moreno y Ariel García puntualizaron las claves que se propone el radicalismo para posicionarse como una fuerza alternativa.
Responsabilidad, revalorización de patrones normativos y éticos, una actitud convocante y un fuerte respaldo para con una sociedad desencantada, fueron unos de los primordiales ejes temáticos que abordaron, en una entrevista con EL SIGLO, los principales dirigentes de un radicalismo en vías de recuperación y reunificación.

Así, tanto José Cano, Ariel García como Raúl Moreno coincidieron en destacar que es necesaria una fuerte reestructuración partidaria e institucional que permita la conjunción de puntos de confluencia que arriben a la "elaboración de políticas públicas y proyectos colectivos de ciudadanía que vayan en contra de los proyectos despóticos y totalitarios como los que se encarnan a nivel provincial y nacional".

En tal sentido, el senador electo Cano se pronunció a favor de concretar un sistema que "brinde soluciones a los problemas de la gente" con el objeto de "comenzar a constituirse como una sólida columna vertebral que signifique una alternativa política " con vistas a las elecciones de 2011. En este marco, y con la certeza de que la UCR dejó atrás sus momentos de inestabilidad institucional. Ariel Gracía remarcó que: "llegó el momento de ser una verdadera opción de gobierno, que permita ampliar las bases de sustetanción de acuerdos para transformar realmente a la provincia, en lugar de transformar los patrimonios de los funcionarios".

Los tres referentes concuerdan en que esta reunificación partidaria constituye un "gran mensaje" a la sociedad tucumana que se siente "desprotegida y decepcionada" por un esquema de gobierno que apeló a la "fragmentación constante" del núcleo social. Para Raúl Moreno, es indispensable que se retorne "a la etapa de la UC (Unión Cívica) con una reforma estructural de la política, que redefina la manera de ejercerla". A su vez, aludió a la etapa de desgaste que sufrió el partido en éstos últimos años y comentó que: "efectivamente, los radicales hemos caído muy bajo, pero no estamos ajenos a lo que fue un proceso de degradación general que se manifestó en la sociedad toda. Pero ya es momento de reconstituirse como intermediarios entre el pueblo y sus gobernantes ". En esta línea, Cano consideró que , de ahora en más el radicalismo debe ser respetado y que sus objeciones sobre el quehacer político tienen que tener mayor eco en los gobernantes de turno , " el partido hará sentir cada vez más fuerte su rol de oposición y de control contra el hambre y la desocupación. Para ello, nuestra propuesta estará basada principalmente en una redefinición de las políticas públicas, además de generar marcos jurídicos que brinden garantías sustentables", destacó

Por la optimización

orgánica

Al ser consultado por la puesta en práctica de los lineamientos que pregonen una reconsolidación partidaria , García propuso "poner en marcha los estamentos partidarios que signifiquen su fortalecimiento y democratización" con el objeto de conseguir su normalización y unidad "acompañado por una clase dirigencial a la altura de las circunstancias".

Con respecto a la bases de consenso, los hombres del radicalismo promovieron la idea que con las "banderas de la ética y la moral se pueden superar todas aquellas diferencias" que mantienen con otras facciones, lo cual no quiere decir que se esté apelando al "simple amontonamiento".Sin embrago, no descartaron realizar acuerdos programáticos con justicialistas disidentes, republicanos desencantados y una gran masa de ciudadanos independientes.

Tiro al blanco

A la hora de calificar a las administraciones de gobierno, tanto a nivel local como nacional, los partidarios de los estándares fundacionales de Alem e Yrigoyen, no ahorraron críticas para desprestigiar a tales gestiones. "No se puede atacar la pobreza matando de hambre a los pobres, hay que ir en contra de este autoritarismo que ejercen Kirchner y Alperovich", espetó Moreno.

A su turno, Cano se despachó: "el gobierno no se hizo eco de las elecciones, no debaten los temas que verdaderamente preocupan a la sociedad. Continúan con su actitud de confrontación con una lógica oficialista (unilateral) del ejercicio de poder. Demonizan constantemente a los que piensan distinto".

García, por su parte, tiene una óptica un poco más diferenciada cuando compara el gobierno de la provincia y el del país. En le plano local es terminante: " Alperovich desprecia a la oposición, no permite ninguna posibilidad de equilibrio en el control de los poderes, especialmente en el legislativo.", además, quien fue postulado para ser delegado en el comité nacional por la lista Roja y Morada no dudó en acusar al gobernador por ser el artífice de la debacle de la UCR en la provincia en éstos últimos años "Alperovich es el responsable de la degradación de nuestro partido, él usurpó la UCR y cooptó gran parte de nuestros dirigentes para su proyecto personal de poder", disparó. En tanto, considera que a nivel nacional "hay un poco más de tolerancia. Hay mayor grado de debate, si bien se basan en la imposición de mayorías circunstanciales que le otorgan (al gobierno central) cierto grado de legitimidad pero nada más que eso".

El sueño presidencial

Al momento de destacar las posibilidades que tiene el centenario partido de alzarse con la presidencia en 2011, Cano, García y Moreno resaltaron que para lograr ese cometido cuentan con varias figuras que integran el ACyS (Acuerdo Cívico y Social) ,que pueden acaparar la intención de voto de la gente, entre los que mencionaron a Elisa Carrió, Hermes Binner, y, por sobre todo, destacaron e hicieron hincapié en la persona del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos. De esta forma, aseguraron que "cuenta con una muy buena imagen, además su ejemplo y conducta logrará revalorizar la esencia radical". En el mismo sentido, se manifestó García para quien ,el titular del senado, "es un gran demócrata y un hombre valiente que supo estar a la altura de las circunstancias en los tiempos difíciles que vivimos el año anterior. Sin ninguna duda, Cobos reúne el consenso unánime de la sociedad argentina".

Cano se mantuvo un poco más cauto en sus consideraciones al destacar que " con Cobos solo no basta, tiene que constituirse un espacio político sustentable que pueda llevarlo a la presidencia, pero sin duda es uno de nuestros máximos candidatos para tal fin", espetó.

De esta forma, el radicalismo tucumano parece haber encontrado la puerta de salida que conduzca a un camino en donde el consenso, la unidad y la visión de la política como estandarte del bien común, (según lo expresado por los dirigentes consultados) permitan transitarlo con pasos firmes hacia la consolidación de una propuesta republicana de gobierno cimentada en el respeto institucional y sus órganos sociales.

Comentá la nota