Radicales y socialistas después de las elecciones

La reunión es un paso previo a la reanudación de los encuentros de todos los partidos que integran la coalición de gobierno y que, hasta entrada la campaña, venían repitiéndose con una periodicidad quincenal, para evaluar aspectos de la marcha de gobierno y la sincronización de políticas.
Socialistas y radicales agendaron para las próximas horas un nuevo encuentro político que será el primero a realizarse después de las elecciones legislativas del 28 de junio y que tendrá como menú principal el análisis del resultado electoral, donde el Frente Progresista perdió por muy pocos puntos ante Santa Fe Federal.

La reunión es un paso previo a la reanudación de los encuentros de todos los partidos que integran la coalición de gobierno y que, hasta entrada la campaña, venían repitiéndose con una periodicidad quincenal, para evaluar aspectos de la marcha de gobierno y la sincronización de políticas.

De todas maneras, socialistas y radicales -las fuerzas mayoritarias de la coalición- siempre tuvieron encuentros bilaterales con la presencia de media docena de representantes de cada fuerza. En cada uno de los sectores tratan de estar representadas las distintas corrientes internas y, en varias ocasiones, estuvo presente el propio gobernador.

El encuentro de las próximas horas llega condimentado por algunos reproches mutuos que en estricto off the record vienen señalando dirigentes de ambos sectores, pero que se disimulan a la hora de efectuar balances públicos sobre el comicio.

No son pocos los dirigentes socialistas que miran los números de Santa Fe ciudad y el departamento La Capital para marcar una de las causas del resultado final. Los radicales, en tanto, reprochan al Ejecutivo la fuerte preponderancia de dirigentes rosarinos en el equipo de gobierno de Hermes Binner y algunos errores en el planteo de la campaña.

El ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti, admitió la semana pasada que la falta de representación de dirigentes capitalinos en la lista pudo ser una de las causas de la derrota frentista y reconoció que es uno de los temas a tener en cuenta para futuros armados de candidaturas.

Sin peligro de ruptura

Más allá de reproches y de mucha catarsis, ni socialistas ni radicales ponen en duda la continuidad del Frente Progresista en la provincia y, seguramente, pondrán énfasis -después del encuentro- en remarcar la importancia que tendrán las elecciones primarias del 2 de agosto y las generales de municipios y comunas del 27 de septiembre.

Previamente al encuentro de esta jornada, socialistas, por un lado, y radicales, por otro, mantuvieron varias reuniones internas para discutir aspectos del funcionamiento del Frente en el marco de la campaña electoral. Asimismo, los radicales siguen con mayor detenimiento el proceso de primarias, donde no son pocas las ciudades y los pueblos donde compiten internamente sus distintos sectores internos.

Además, los radicales ya piensan en noviembre, cuando deben realizarse las elecciones internas para definir las autoridades partidarias que deberán hacerse cargo de la conducción, hoy en manos del interventor Ángel Mateo Rossi, designado por el comité nacional.

Comentá la nota