Los radicales se reagrupan mirando a 2011

Los movimientos dentro de la Unión Cívica Radical no dan respiro. Todas las líneas internas están en plena "redefinición" y en la mente de los principales dirigentes hay dos horizontes: uno inmediato, con las elecciones internas que significarán la normalización del partido, y el otro en 2011, donde ven grandes chances de recuperar el poder en la provincia.
"El problema es que el radicalismo hoy no tiene liderazgos claros luego de tanto tiempo de ruptura. Es un reencuentro en el que se tienen que definir esos liderazgos nuevos", aseguró un radical que pelea por esos nuevos espacios de poder. La idea es compartida por la mayoría. Lo curioso es que el liderazgo más claro es el de Julio Cobos, a pesar de ser técnicamente un extrapartidario.

Las elecciones internas son el 22 de noviembre y la primera intención de todos es imitar el mecanismo con el que se armaron las listas para el 28 de junio pasado, es decir, una única lista consensuada. Pero eso no significa que haya plena armonía. En los últimos días hubo una sucesión de actos políticos y de lanzamientos que comenzaron a aclarar el panorama.

El principal candidato del cobismo para conducir la UCR sigue siendo Cesar Biffi, aunque no es el único. A su lado tiene la llamada Línea Federal y un grupo de cobistas que nunca se fueron de la UCR. De hecho, la semana pasada en San Rafael se produjo el lanzamiento de ese sector que, aunque ellos no la llamen así, es lo más parecido a una línea interna. "Somos un espacio de debate y tenemos la aspiración de conducir la UCR porque creemos que tenemos el respaldo necesario y la trayectoria", aseguró Sergio Bruni, uno de los adherentes a ese grupo.

Alfredo Cornejo fue el que más rápido se movió luego del pedido de Cobos para que sus seguidores volvieran a la UCR. El intendente de Godoy Cruz promocionó su retorno y se lanzó en campaña para reafiliar militantes.

Hoy Biffi y Cornejo, ex coequipers, están distanciados y arman por separado. Sin embargo, Cornejo sigue manteniendo la postulación de Biffi para conducir el partido. Las diferencias quedaron manifiestas en el acto de San Rafael, al que Cornejo no fue invitado a pesar de que era casi el lanzamiento de Biffi. Según aseguran, ambos buscan que haya una especie de "apoyo mutuo". Es decir que Biffi respalde a Cornejo como precandidato a gobernador y el intendente haga lo propio con Biffi para quedarse con la UCR.

A Cornejo le reprochan haber hecho público su deseo de ser candidato a gobernador en 2011 y así haberse adelantado al resto en esa carrera.

A la lista de adherentes al nuevo radicalismo en formación se sumó un protagonista importante: el intendente de Mendoza, Víctor Fayad. El Viti dejó la pirotecnia verbal y, acto de por medio, llamó a la pacificación del partido. El intendente sabe que su poder interno se restringe sólo a Capital y con eso no le alcanza para quedarse con la conducción partidaria en una elección interna. Por eso también promueve que haya una conducción consensuada.

De hecho hace rato que él y sus seguidores tienen contactos con sectores del cobismo. Algunos de esos emisarios son Guillermo Yazlli y el propio Fayad. "Yo entiendo que él tiene que ser parte, es un intendente importante", asegura Cornejo. Uno de los problemas del capitalino para convivir con ese sector es que no acepta a Cobos como líder.

En el ingreso de Fayad el elemento clave de negociación es la elección de concejales, que se haría en marzo. El radicalismo ya tiene una lista de candidatos surgida de las internas en las que el intendente no participó. Ahora quiere que se abra esa lista a una nueva negociación para incorporar candidatos que le respondan. En esa instancia aparecen Juan Carlos Jaliff y todo el Confe, que resisten el retorno a la UCR y se niegan a ceder ante Fayad.

Casi igual que ocurrió con la elección general, el iglesismo se opone a una apertura total y sin limitaciones para los cobistas. Ellos quieren que los que regresaron tengan vedada la posibilidad de acceder a cargos partidarios. Por ahora tienen perfil más bajo, pero igual tienen al menos dos candidatos para negociar con el resto de los sectores. Uno es Gabriel Fidel, quien tiene buena relación con Cobos. El otro es Lucio Duarte.

Comentá la nota