Los radicales piensan en un plan B sin Cobos

Los radicales piensan en un plan B sin Cobos
Algunos referentes de la UCR orgánica agitan el fantasma de la "traición". Le reprochan al vice el coqueteo con el peronismo disidente. Y sacaron de la manga la posible candidatura de otros hombres del partido: Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín.
Los radicales ya tienen un plan B de cara a las elecciones presidenciales de 2011. A pesar de que la cúpula de la UCR remarcó en público decenas de veces que aún no era el momento de hablar de candidaturas, hace tiempo que el partido tiene puestas todas sus fichas en Julio Cobos. Sin embargo, en los últimos días, a raíz de los fuertes cuestionamientos de distintos sectores –incluso de algunos correligionarios– a la fallida intervención del vicepresidente en el conflicto del Banco Central, comenzaron a sonar más fuerte los nombres de Ernesto Sanz y Ricardo Alfonsín como posibles postulantes del radicalismo.

Los radicales "orgánicos" tuvieron que discutir bastante antes de aceptar de nuevo entre sus filas a los ex radicales K. La alta imagen positiva que Cobos consiguió producto de su voto "no positivo" fue la llave para emprender el regreso a la UCR y, también, para convertirse en el candidato presidencial más firme del radicalismo. No obstante, la desconfianza hacia el vicepresidente persiste entre los hombres del histórico partido. "Cobos es el que mejor mide, pero con él nunca se sabe. Uno no se olvida que eligió ser el vice de los Kirchner", apuntó un legendario radical que trabaja para la candidatura del mendocino.

Los reiterados coqueteos de Cobos con algunos sectores del PJ disidente alimentaron las suspicacias, razón por la cual algunos empezaron a pensar en otros potenciales candidatos para 2011. Aunque el titular del Senado negó la existencia de un pacto con el ex presidente Eduardo Duhalde –tal como denunció su archienemiga Elisa Carrió–, desde su entorno aseguraron que sí mantiene asiduas conversaciones con el diputado Francisco de Narváez. Sin embargo, el intendente cobista de Junín, Mario Meoni, volvió a dejar en claro que "no hay ninguna posibilidad de acuerdo con el justicialismo".

Dentro de la UCR se comenzó a evaluar más seriamente la posibilidad de una alternativa a Cobos a partir de su sobreexposición en el conflicto del Banco Central, sobre todo frente al fracaso de la convocatoria a labor parlamentaria en el Senado y a las sucesivas críticas del Gobierno y de otros sectores opositores, como Carrió, Mauricio Macri y Fernando "Pino" Solanas, por su doble rol de vicepresidente y dirigente de la oposición.

A pesar que hacia fuera varios radicales hacen malabares para defender el lugar que Cobos hoy ocupa en el Poder Ejecutivo, por lo bajo un importante dirigente de la UCR apuntó: "La situación de Julio es insostenible". "Lo necesitamos para que defina las votaciones importantes que se van a dar en el Senado", argumentó otro radical orgánico. Mientras tanto, los cobistas todavía están molestos por la falta de contención del partido ante los embates del kirchnerismo contra el vicepresidente.

Un diputado de la UCR señaló que ya se está trabajando en un plan B "por si Cobos no da garantías, porque termina arreglando con (Francisco) De Narváez, o por si se desmorona su imagen". En ese sentido, los dos nombres que suenan para reemplazarlo son los de Sanz y de Alfonsín.

"Siempre se manejaron otras alternativas a Cobos; no obstante, con su desafortunado protagonismo en el tema de (Martín) Redrado, las cosas se aceleraron y hay que empezar a pensar más firmemente en otros candidatos", lanzó un dirigente radical.

El temor por una eventual baja en la imagen de Cobos también está entre sus leales. "Todo lo que sucedió con el tema de Redrado pensamos que podría haber dañado su figura; sin embargo, según algunos consultores políticos que consultamos, su imagen positiva no mutó", explicó uno de los asesores del vicepresidente.

"El que cree que Cobos salió perdiendo en todo este conflicto del Banco Central se equivoca. Si algo está haciendo el kirchnerismo, es levantar su figura", añadió un radical que sueña con ver al titular de la UCR, Ernesto Sanz, como candidato presidencial. Y añadió: "Sanz es la alternativa más firme a Cobos, pero él mismo cree que aún no le dá el pinet".

Aunque por ahora prefiere dejar a un lado la discusión por las candidaturas, Sanz dejó la puerta abierta: "Así como acepté ser presidente del partido, voy a aceptar cualquier otro lugar en que el radicalismo considere necesario que esté".

"Si hay plan B de Sanz, habrá dos planes B", sentenció un radical que juega para Alfonsín. A pesar del descontento que genera entre los seguidores de Sanz, lo cierto es que el hijo del fallecido ex presiente Raúl Alfonsín es la otra alternativa a Cobos, sobre todo después de que salieron publicadas algunas encuestas que arrojaron que el diputado tiene una imagen positiva similar, e incluso superior, al vicepresidente.

Mientras Sanz y Alfonsín cuentan con cautela sus porotos, el partido espera ansioso la votación de Cobos en la Comisión Bicameral, que evaluará la remoción del presidente del Banco Central, Martín Redrado. A principios de mes, el titular del Senado dejó sus vacaciones en Chile para rescatar al golden boy, pero la UCR hace tiempo que le soltó la mano al joven economista. ¿A quién le será leal esta vez el vicepresidente?

El hijo del mito

Ricardo Alfonsín

El diputado Ricardo Alfonsín comenzó a cobrar notoriedad luego de la muerte de su padre. Unos meses antes ya había oficiado de puente entre la UCR y Elisa Carrió. Con el multitudinario adiós al ex presidente, algunos radicales ya se atrevían a soñar con desempolvar el eslogan que había llevado al hombre de Chascomús a la Casa Rosada: "Ahora Alfonsín". El legislador comenzó a figurar en las encuestas y promete ampliar su exposición desde su banca de la Cámara de Diputados.

El presidente

Ernesto Sanz

Ernesto Sanz sueña con ser gobernador de Mendoza. Con ese plan se plegó al movimiento que perdonó el año pasado a su coterráneo Julio Cobos e impulsó su regreso a la UCR. Pionero de la reunificación del radicalismo, el senador se ganó el pasaje para ocupar la conducción del partido que fundó Leandro Alem. Ahora sus correligionarios se entusiasman con que desde ese sillón pueda aspirar a suceder a Cristina Fernández de Kirchner en lugar del vicepresidente de la Nación.

Comentá la nota