Los radicales piden una "moción de censura" contra el jefe de Gabinete

Según la Constitución, incluye un pedido de interpelación y constituye un paso previo a la remoción.
Un grupo de nueve diputados radicales presentó un proyecto de resolución para pedir una moción de censura al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, por desconocer una orden judicial en el conflicto por el gremio de los aeronavegantes.

"Al desacatar la orden de allanamiento del juez José Sudera, Fernández se arrogó funciones judiciales que tiene prohibidas por la Constitución", aseguró el diputado jujeño Miguel Giubergia, impulsor de la iniciativa. Incluida en la Constitución desde la reforma de 1994, la moción de censura incluye un pedido de interpelación y constituye un paso previo a la remoción del funcionario.

Entre los fundamentos del proyecto presentado por los radicales, citaron el artículo 101 de la Constitución: "El jefe de gabinete de ministros (.) puede ser interpelado a los efectos del tratamiento de una moción de censura, por el voto de la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cualquiera de las Cámaras, y ser removido por el voto de la mayoría absoluta de los miembros de cada una de las Cámaras". Para conseguir la mayoría absoluta en Diputados hacen falta 129 votos, y en el Senado 37.

Con la nueva relación de fuerzas en el Congreso, la oposición quedó fortalecida -especialmente en Diputados- para impulsar proyectos o iniciativas que antes no prosperaban. En noviembre, por caso, no avanzó un pedido de interpelación a Fernández luego de que un video confirmara la presencia de Antonini Wilson en la Rosada dos días después de haber ingresado al país una valija con 800 mil dólares.

Ahora el escenario es diferente. Luego de derrota que la oposición le asestó al oficialismo en la sesión preparatoria, en la que impuso su voluntad por la nueva conformación de las comisiones, proyectos como el de moción de censura tendrán posibilidades de avanzar en marzo, luego del receso, si los diferentes bloques del arco anti K vuelven a cerrar filas.

"Vamos a acompañar la moción de censura por la desobediencia de Aníbal Fernández a una orden judicial, lo que significa una ruptura inaceptable en la división de poderes", adelantó Federico Pinedo, el jefe de bloque del PRO. "Desde el Peronismo Federal vamos a respaldar la moción de censura para que sea interpelado en la Cámara de Diputados y evaluar si, eventualmente, debe ser removido", aseguró Felipe Solá. El socialismo y el centroizquierda tomarían una posición más moderada, como llegar hasta la interpelación sin impulsar su remoción. Elisa Carrió había dicho el martes,: "Paso a paso, vamos hacia el juicio político de Aníbal Fernández".

"El jefe de Gabinete habría explicado que no cumplió la orden judicial porque era inconstitucional. Este accionar viola el espíritu y el texto de nuestra Constitución, que le prohíbe al Presidente atribuirse funciones judiciales, ya que la propia carta magna establece la división de poderes en nuestra República", argumentaron en su presentación los radicales.

Comentá la nota