Los radicales exacerban su interna

En el seno de la UCR mendocina se discuten posiciones que no convergen en propuestas.

La enrevesada interna del radicalismo está poniendo en evidencia las dificultades de la oposición para unificar no solamente un discurso sino también propuestas como alternativas.

El voto del frágil interbloque radical-cobista en la Legislatura para autorizar el endeudamiento del Poder Ejecutivo, da una pauta de lo que se puede avecinar si el Frente Cívico se convierte en mayoría legislativa desde el 1 de mayo de 2010 y si se transforma en gobierno en diciembre de 2011.

Pero también la dispersión de listas en las internas radicales de las últimas horas y la imposibilidad de llegar a acuerdos mínimos en las propuestas departamentales precipitaron varios choques en las urnas.

Pero más allá de las lógicas rivalidades de grupo y las leves e inexistentes diferencias políticas e ideológicas, lo que se ha visto es una mezcla de figuras enfrentadas en algunos aspectos y unidas por intereses de poder en otros. El ejemplo claro es la presencia de cobistas y anticobistas en las principales listas que se enfrentaron en la Capital por las candidaturas a concejal y los cargos partidarios.

Por eso no extraña el proceder del correntino Ricardo Colombi, quien se ha cansado de ir y venir desde su radicalismo inicial al cobismo K para finalmente recalar en la cercanía del calor de la billetera de Néstor. Fuera de las diatribas de sus correligionarios, lo que el futuro gobernador mide es la misérrima situación de sus comprovincianos cuya atención depende de la extorsión económica del poder central.

Comentá la nota