Radicales y cobistas intentan superar las trabas de la alianza

En la UCR el iglesismo no quiere nada con Cobos. Y en Confe hay quienes quieren disolver la fuerza para volver al radicalismo.
Aún no saben si van a contraer matrimonio o van a optar por una relación más flexible, donde vivan en casas separadas. Los rencores por un pasado tormentoso y las acusaciones de traiciones no es lo único que no les permite avanzar con el incipiente romance.

Más allá que en esta semana, en el tratamiento del presupuesto provincial, hubo un ensayo de la alianza en puerta, radicales y cobistas aún no tienen certezas de cuál será el camino a tomar para las elecciones legislativas de este año. Las diferencias internas que sufre cada sector son el principal condicionamiento.

En el tratamiento del presupuesto 2009 hicieron el primer intento. La bancada cobista y la radical en Diputados se abroquelaron el lunes para pedir mayor coparticipación de impuestos para las comunas y mantuvieron en vilo al oficialismo que amenazó con retirar la pauta de gastos porque pasada la medianoche no le daban los números para votarlo. Finalmente, el oficialismo se impuso, pero el interbloque (de hecho) se mantuvo firme, con excepción del radical Raúl Vicchi que no participó de la votación.

La situación fue diferente en el Senado, en primer lugar, porque los radicales tuvieron bajas. Cuatro de los siete senadores que conforman el bloque votaron con el oficialismo. Pertenecen al sector que responde al ex gobernador Roberto Iglesias, quien se resiste a la conformación de una alianza con Cobos, su rival político en los últimos años.

Se trata del presidente del bloque, Mauricio Suárez, Abel José (de San Martín), Miguel Manzano (cercano al intendente de Tunuyán, Eduardo Giner) y José Martínez (de Tupungato). Por eso, uno de los polémicos artículos que querían derribar los otros radicales, en conjunto con otros cobistas, salió aprobado sin complicaciones.

Pero también desertaron tres cobistas, que desaparecieron del recinto sin votar: Sergio Bruni (un líbero, de Capital), Raúl Muñoz (que reporta al intendente de La Paz, Sergio Pinto) y Omar Dengra (que responde al intendente de Junín, Mario Abed). Esa situación generó enojos dentro del Confe (Consenso Federal) y del radicalismo y la duda de si es posible armar un interbloque como previa de una alianza electoral para los comicios que serán en el año que recién comienza.

El presidente del Confe, Juan Carlos Jaliff cargó contra los senadores desertores: "Eso de irse del recinto no es una actitud cobista, Cobos se quedó la noche del voto 'no positivo' y ahora vive una situación difícil". Además agregó: "Estoy muy molesto, algunos se dicen cobistas pero eso se demuestra en las acciones".

El lunes, unas horas antes de que se comenzara el debate del presupuesto, la mesa de la Convergencia del radicalismo (el iglesismo), refunfuñó contra la posible alianza de la UCR con Cobos y pegó fuerte al interventor de la fuerza, Carlos Le Donne, quien pide la vuelta de los cobistas. Después, en la votación ratificaron su postura.

"El interventor no es vocero de todo el partido, él no habla con nosotros", lanzó esa tarde el iglesista Vicchi, quien preside la mesa. Le Donne, enojado por la actitud de los iglesistas, acusó a ese sector de dividir el radicalismo, "fruto de la pelea entre Iglesias y Cobos".

Así, es difícil pensar en un interbloque, aunque hay cobistas que se ilusionan con que en febrero, cuando retomen las actividades legislativas, puedan dar el gran paso. Algunos radicales, en tanto, prometen el armado del interbloque antes del 26 de abril, cuando se realicen las internas abiertas.

Más allá de las desavenencias dentro de la Legislatura, también hay complicaciones con otros dirigentes. Es que hay radicales que quieren que los cobistas vuelvan al partido. Hay otros que están dispuestos a hacer una alianza con el partido del Vicepresidente de la Nación para las próximas elecciones. Pero también están los que no quieren ni ver a los cobistas.

Lo mismo sucede del otro lado, donde cobistas que no quieren disolver el Confe para retornar al radicalismo y hay otros que ni siquiera se afiliaron a la fuerza de Cobos, y se preparan para volver a integrar la UCR.

"El mandato que me dio la Convención es que abriera las puertas para que regresen los que se fueron", aseveró el interventor Le Donne. Con sus palabras, Le Donne volvió a insistir con que no es posible armar una alianza partido- partido como pretende la conducción del Confe.

"Es casi imposible, porque la gente no nos va a creer", agregó el interventor. Y en esto de abrir las puertas, ya dejan entrar a Cobos, que está expulsado de la UCR. "Es una decisión que tienen que tomar a nivel nacional, las medidas se pueden revocar", expresó Le Donne.

Del otro lado, Jaliff tiene otra visión. "No puedo disolver el Confe. A nosotros nos condiciona una situación jurídica, acabamos de crear un partido que ya tiene 15 mil afiliados, y no son todos radicales".

Para Jaliff, el retorno podría darse para los comicios del 2011, cuando haya que elegir gobernador y presidente. Por ahora, sólo prefiere una alianza partido-partido donde ambas fuerzas compartan la misma lista. Pero no todos los cobistas acuerdan con esta decisión. El presidente del bloque de senadores del Confe, Aníbal Rodríguez, no se afilió a la fuerza. Pero no sólo él. Tampoco otros cuatro senadores. "Nosotros adherimos al Confe como un frente de partidos donde debe estar integrada la UCR, y nosotros dentro de la fuerza", lanzó Rodríguez.

César Biffi, por su parte, volvió a insistir con la vuelta al radicalismo de los cobistas, aunque evitó referirse a que quiere ser el presidente de la fuerza.

Comentá la nota