Radicales antialiancistas se volvieron K

Impulsaron ir con lista propia en su partido, ganaron con esa postura, pero en vez de apoyar a Mestre respaldan a Accastello.
Las posturas y la conducta de algunos intendentes siguen siendo piedra de escándalos en el radicalismo cordobés. Ayer, los nombres de 24 intendentes y presidentes comunales de origen radical aparecieron en una solicitada en apoyo de Eduardo Accastello, candidato a senador por el kirchnerista Frente para la Victoria.

Es cierto que son minoría, en muchos casos de poblaciones pequeñas, y que algunos –muy pocos– desautorizaron la aparición de sus nombres en la solicitada. Igualmente, este hecho se suma a la reciente participación de decenas de jefes municipales de la UCR en un acto encabezado por la presidenta Cristina Kirchner que, si bien fue institucional, fue aprovechado políticamente por el kirchnerismo (y al cual se sumó una cena, con menor concurrencia, que fue el virtual lanzamiento a senador nacional de Accastello).

Autoridades y candidatos del radicalismo procuraron quitarle trascendencia al hecho. Pero no les resulta sencillo encolumnar sin dudas a los gobernantes locales detrás de las listas que encabezan Ramón Mestre a senador y Oscar Aguad a diputado nacional.

Entre los firmantes de la solicitada figuran los intendentes Alejandro Teijeiro (Deán Funes); Daniel Turina (Capilla del Carmen), que es miembro del Comité Provincia; Fernando Gazzoni (Monte Cristo); Juan Pereyra (Villa Dolores) y Fabián Höss (Villa General Belgrano). Es cierto que los tres últimos participan abiertamente en el kirchnerismo, pero Gassoni y Pereyra influyeron en la interna radical que alumbró una lista de candidatos propios.

En el reciente Congreso partidario, Pereyra votó en contra de hacer alianzas, por lo que avaló la lista propia, y ahora firmó el apoyo a Accastello. Y Gassoni, semanas atrás, fue anfitrión de una reunión en la que varios intendentes giacoministas del Frente Cívico les plantearon a Mestre y a Oscar Aguad que el partido debía llevar candidatos propios, y ahora también se encolumnó con Accastello.

Pereyra justificó su actitud en que no se siente contenido por las autoridades y los candidatos del radicalismo; aunque admitió que la ayuda de la Nación para obras en su ciudad influyó en su decisión. Esa situación fue admitida de modo más frontal por Gassoni. También Turina reconoció la influencia de la ayuda nacional en su decisión. Los tres se esforzaron por señalar que no encuentran ninguna contradicción en sus posturas originales y el apoyo que ahora brindan a Accastello y el kirchnerismo (en el caso de Turina, a pesar de que integra el Comité Provincia).

A su vez, en el proceso interno luego postergado, Teijeiro integraba la lista de Mestre, sector que se pronunció por no hacer alianzas; ahora apoya al kirchnerismo.

Dos intendentes negaron públicamente haber autorizado la utilización de sus nombres en la solicitada: son Héctor Laborde (Vicuña Mackenna) y Oscar Saliba (Huinca Renancó). Ambos anticiparon que intimarán judicialmente a los dirigentes peronistas responsables de la nota.

Dirigentes y candidatos le restaron importancia al tema. Mestre, el jefe de campaña, Alberto Giménez, y el titular interino del partido, Hipólito Faustinelli, prefirieron acusar a los Kirchner de "extorsionar" a los intendentes cambiando apoyo económico por respaldo electoral. Consultado el titular del Tribunal de Disciplina, Eduardo Capdevila, dijo que esperarán a que se conozcan las listas de candidatos para ver si hay "pases", antes de adoptar cualquier sanción a un afiliado.

Comentá la nota