Los radicales alcanzaron un acuerdo y no habrá internas

Romano Norri y Moreno encabezarán la conducción normalizada del distrito Tucumán. Los miembros de las listas Roja y Blanca-Celeste y Roja y Morada ultimarán hoy la distribución de los cargos en la lista unificada.
Finalmente, los radicales no irán a las urnas. Los dos grupos que iban a enfrentarse el próximo domingo alcanzaron un acuerdo y, después de dos años, el distrito Tucumán de la UCR será normalizado mediante una lista consensuada.

"Alcanzamos la unidad del partido: ese era el objetivo primordial", coincidieron Federico Romano Norri, de la lista Roja y Blanca-Celeste, y Raúl Moreno, de la Roja y Morada. Ambos serán ungidos como presidente y vicepresidente, respectivamente, de la junta de gobierno.

"Estamos por encima de los intereses sectoriales y priorizamos los problemas de la sociedad. El radicalismo unido debe ser el resguardo de la gente contra las políticas oficiales en materia de salud, tarifas, educación y jubilaciones, que terminaron convirtiéndose en problemas públicos", manifestó Romano Norri, quien en diciembre asumirá como legislador para completar el mandato de José Cano, que asumirá como senador.

"Queremos construir una UCR fortalecida, que consolide el Acuerdo Cívico y Social y llegue al Gobierno en 2011", aseveró.

Moreno, en tanto, advirtió que el Gobierno busca permanentemente la fragmentación en el orden político y social. "Se promueve la violencia, como la de que fue víctima el presidente de nuestro partido (el senador nacional Gerardo Morales). Detrás de todo eso, lo único cierto es que tenemos un gobierno que niega cualquier clase de mejora salarial a los estatales y sólo se ocupa de incrementar la presión fiscal", cuestionó.

"Los problemas de la sociedad tienen que ser los problemas de la dirigencia: pobreza, inseguridad, desocupación y corrupción", enumeró el ex concejal.

Los cargos

La nueva gestión convocará a a peronistas decepcionados, republicanos traicionados e independientes que no se sientan representados. Puertas adentro, en lo inmediato, los Romano Norri y Moreno anticiparon que hoy terminará de definirse la "letra chica" del acuerdo: la asignación de los cargos en los distintos órganos del radicalismo.

Aunque ellos prefirieron no mencionar nombres, LA GACETA confirmó con fuentes de uno y otro grupo que los espacios más relevantes ya estaban acordados. La convención provincial será presidida por Félix Mothe, de la Roja y Blanca-Celeste, que estará secundado por Brígido Ibarreche, de la Roja y Morada. Manteniendo ese orden de pertenencia a las listas, se acordó que serán consagrados convencionales nacionales el intendente de Simoca, Luis González, y el actual secretario de la Convención Nacional de la UCR, Esteban Avila. Silvia Elías de Pérez presidirá la junta departamental de la Capital, cuyo vicepresidente será José Nader. Y Williams Fanlo será el titular de la Juventud Radical, seguido por el monterizo Federico Peralta.

Sólo restaban definiciones en lo referido a los delegados al comité nacional. En principio, los propuestos por la Roja y Blanca-Celeste son Cano (encabezaba la lista y es vicepresidente de la UCR nacional), el concejal José Luis Avignone y la dirigente Sofía Herrera, mientras que la Roja y Morada postula a Ariel García (primer postulante de esa nómina). El problema es que, según la Carta Orgánica Nacional del centenario partido, en su artículo 31, los distritos que renueven cuatro representantes en el comité nacional deben presentar dos mujeres: una de ellas, en primero o en segundo término.

Comentá la nota