Los radicales ahora quieren autorizar a Jaque sólo 300 millones de deuda

Qué significó la aprobación del endeudamiento de 420 millones para la UCR. Esta semana en el Senado inentarán reformar la ley. Cómo incide la ambigüedad de Cobos y las quejas de Cornejo para que el vicepresidente vuelva a la UCR sin renunciar a su cargo institucional.
Los radicales tienen una nueva oportunidad para corresponder a la expectativa generada el 28 de junio. Este concepto fue el que parece haber ganado terreno en el sector opositor después del fiasco que el miércoles experimentó Julio Cobos luego de que el llamado Frente Cívico Federal se partió -y en contrapartida- permitió que el oficialismo lograra el primer triunfo legislativo post elecciones.

Así el justicialismo obtuvo la autorización para endeudarse en 420 millones. Ese magro resultado para la oposición hizo ver que los radicales están en medio de una crisis de identidad. La discusión del endeudamiento mostró ese síndrome claramente.

Este parece ser el cuadro de crisis radical marcado por el mismo Cobos: cobistas que fueron radicales y que ahora integran el partido Confe y que están encolumnados detrás del vicepresidente y no quieren volver al radicalismo (como Juan Carlos Jaliff); cobistas que se fueron del radicalismo y que siguen siendo cobistas pero decidieron volver al radicalismo (como Alfredo Cornejo); cobistas que siguen a Cobos pero que nunca se desafiliaron de la UCR (como César Biffi); y los radicales que fueron enemigos de Cobos y ahora son sus aliados (como Ernesto Sanz).

Por otro lado se encuentran los radicales que nunca fueron cobistas pero mantienen una buena relación el vicepresidente (como Eduardo Giner); y en las antípodas del planeta Cobos los radicales que odian a Cobos como Roberto Iglesias. En esta clasificación extraída de los propios dirigentes radicales no entra el que parece un outsider, pero con poder interno, el histórico Víctor Fayad, que se muestra indomable al cobismo -y por conveniencia política y económica- afecto al oficialismo

O sea, todos los radicales quedaron sellados por la personalidad del vicepresidente.

En este tablero se mueven pesadamente y sin una estrategia en común las piezas radicales. Por eso este fin de semana tuvo que partir un mensaje unificador como un llamado de alerta en medio de un ensordecedor griterío.

[Ernesto Sanz P]

Había una ficha que hasta el viernes no había sido de la partida entre los radicales locales. El presidente del bloque radical en el Senado, Ernesto Sanz (a la izquierda) se convirtió en una especie de evangelizador de la unidad.

El remezón del miércoles lo sintieron todos, y eso favoreció para que desde Cobos hacia abajo se dispusieran a escuchar un mensaje un unificador de Sanz. Por lo menos se dispusieron a escuchar el consejo que fuera útil para zafar de este episodio vergonzante que atravesaron como oposición.

La salida se fue viendo en la medida en que las reuniones y los llamados telefónicos se sucedieron en las últimas horas. Y comenzó a ganar espacio una idea que puede convertirse en la reivindicación de los radicales como oposición.

De 420 a 300 millones

[Legislatura p]

Se trata de un proyecto alternativo para modificar lo que aprobó la Cámara de Diputados. No se trata de una negativa llana al endeudamiento, como se esgrimió desde el bloque del Confe, sino que es el retorno a la idea primigenia que trascendió y que los mismos radicales se encargaron de difundir como condición.

"Es un endeudamiento pero más acotado basado en el pago del sueldo de diciembre además del medio aguinaldo y parte para pagar a los proveedores y otra para los municipios. Este monto rondaría entre 300 y 340 millones", resumió el senador Sergio Moralejo, seguidor de Biffi y que trabaja en este proyecto junto al economista Enrique Vaquié.

"Además estamos trabajando en el financiador –sostiene Moralejo-. Esperamos que sea un préstamo de una entidad nacional porque está probado que se aseguran tasas más convenientes que están entre 8 y 9 por ciento".

Este proyecto no modifica lo que parece un logro de los intendentes que es el aumento de la coparticipación municipal en 3,5 por ciento. Aunque todavía está en discusión si los 186 millones que se aumenta la masa coparticipable son un piso o un techo de ese aumento.

Las explicaciones de Moralejo se replicaron en cada reunión de dirigentes y operadores radicales y la opinión generalizada era una alternativa. Hasta el intendente de Tunuyán, Eduardo Giner quien junto a Fayad firmó el convenio con el Ejecutivo que terminó aprobando la Cámara Baja admitió que es una posibilidad viable.

"La discusión está en el monto, eso quiere decir que no se niega el endeudamiento que es inevitable. Eso cambia la discusión y no estoy cerrado a discutir la cifra, sé que ahora se habla de bajar el endeudamiento a 300 millones", puntualizó ayer el jefe del Valle de Uco.

El godoycruceño Alfredo Cornejo señala que para que esta reforma fructifique en el Senado en la sesión del martes todos los sectores internos del radicalismo "deben aflojar para bajar una misma posición que no sea confusa".

Con ese sentido partieron algunos emisarios de la novedad hacia los referentes partidarios como Juan Carlos Jaliff habló con Roberto Iglesias. De ese contacto, según el mismo Jaliff, surgió la coincidencia con el ex gobernador en que era necesario que los senadores del Frente Cívico tuvieran un proyecto alternativo a lo aprobado en la Camara baja.

Renegar del Planeta Cleto

¿Cobos es radical o quiere que el radicalismo sea cobista sin la necesidad de que él esté dentro de la estructura partidaria? La molestia se va expandiendo entre los radicales afectos o no a Cobos.

[Giner-PORTADA]

Giner (a la izquierda) se cuestiona al vicepresidente de este modo: "Me parece que Cobos debe definir qué es el Confe y qué va a hacer él con el radicalismo"

Cornejo increpa a su jefe de esta manera: "El Julio tiene que dejar de confundir y la gente radical que está en el Confe tiene que volver al partido como Jaliff y los intendentes del Este. Así él no lidera ni deja liderar".

El jueves cuando los diputados ya habían autorizado el endeudamiento y cerca de Cobos y de Ricardo Alfonsín (hijo) se lamentó diciendo que "el Gobierno es malo pero que la oposición era peor"

Giner dice que Cornejo tiene razón en que no hay liderazgo. Ambos apuntan a Cobos y su ambigüedad partidaria.

[Cobos Cornejo -PORTADA]

Dice Cornejo: "El Julio tiene que volver y no hace falta que renuncie a la vicepresidencia ¿Quién dice que tiene que renunciar? ¿El radicalismo de Gerardo Morales? Él se tiene que afiliar en Mendoza y ya está nadie se puede oponer"

La queja cornejista continúa: "Por supuesto que le digo (a Cobos) lo que pienso cada vez que nos vemos ¿Y él que dice? Que se yo… ‘que la convención, que esto o lo otro’ Pero la verdad es que tiene que volver al partido así no hay más confusión".

La otra mirada crítica se extiende desde el ámbito nacional pero que tiende a que Cobos deje la vicepresidencia para que pase a liderar el radicalismo. "Si bien hoy no es un problema y nadie tiene derecho a acelerar los procesos, (Julio) Cobos tendría que resolver ese obstáculo institucional (por la vicepresidencia) antes de retomar su vida activa como afiliado o candidato", manifestó Sanz.

De esta manera, el senador coincidió con el titular del radicalismo, Gerardo Morales, que días atrás había advertido sobre esta posibilidad.

En este contexto, Sanz explicó que la discusión en torno a la situación de Cobos en el radicalismo "no es urgente", pero se "acelerará a medida que se acerque el 2011 y se empiecen a definir las candidaturas".

A propósito, Giner es uno de los convencidos que los radicales cobistas sufren en esta etapa como un estigma el sello de Cobos y sus indefiniciones por eso les resulta difícil mostrar un perfil propio. "En cambio yo soy radical y nunca fui cobista", dice el tunuyanino mostrando sin decirlo, su costado más iglesista.

Dado este panorama el partido radical todavía "está fracturado" de acuerdo a la definición de Sanz. Entonces el martes no sólo se juega un endeudamiento provincial menor, con todo lo que significa para Mendoza.

También los radicales se juegan su papel opositor frente a un oficialismo -que quedó muy debilitado después de las elecciones- pero que se ha visto revitalizado con la aprobación de la ley en Diputados. Ese revivir del PJ no ha sido por virtudes propias, sino más bien por las deficiencias que han mostrado los del partido de Alem. Y de esto por lo que se ve, tiene buena parte de la responsabilidad política el vicepresidente.

Comentá la nota