Los radares comenzarán a funcionar el 1 de enero

En la Autovía 2 el máximo permitido para circular será de 120 kilómetros por hora, mientras que en la ruta 11 los vehículos particulares podrán manejar hasta los 110 kilómetros. Los transportes de pasajeros y de cargas pesadas en cambio no podrán superar los 90 y 80 kilómetros, respectivamente.
Las nuevas condiciones para transitar las rutas bonaerenses a partir de la sanción del nuevo código de transito, comenzarán a regir a partir del 1 de enero, en simultáneo con la utilización de los radares fotográficos que registrarán a aquellos conductores que sobrepasen los límites de velocidad.

En la autovía 2 el máximo permitido para circular será de 120 kilómetros por hora, mientras que en la ruta 11 los vehículos particulares podrán manejar hasta los 110 kilómetros. Los transportes de pasajeros y de cargas pesadas en cambio no podrán superar los 90 y 80 kilómetros, respectivamente.

Si bien aún no está terminado de confeccionar el mapa donde estarán ubicados todos los radares fijos, el subsecretario de Gobierno Juan Pablo Alvarez Echagüe, anunció que “una buena parte ya están instalados” y que hubo prioridad “en accesos a las localidades balnearias”.

El criterio para colocar los 140 cinemómetros fijos se basó en “los puntos negros” de las caminos, es decir los lugares donde se registraron mayor cantidad de accidentes en años anteriores. Los sitios fueron consensuados con diferentes organismos no gubernamentales, explicaron desde el Ejecutivo provincial y serán publicados en la página de Internet de la Jefatura de Gabinete y Gobierno, cuando terminen de confeccionarlo.

Los 140 radares fijos, más los 40 móviles estarán distribuidos entre las rutas 2, 11, 6, 29, 36, 60 y 74 del territorio bonaerense. Y según adelantaron fuentes oficiales a LA CAPITAL, “en la Autovía 2 habrá en Samborombón, Chascomús, Lezama, Castelli, Dolores, General Pirán, Coronel Pirán y Berazategui”, en tanto algunos puntos fijos sobre la ruta 11 estarán en “General Lavalle, Mar del Tuyú, Villa Gesell, Santa Teresita y Pinamar”.

“No es cazabobos”

En el Gobierno insisten en que éste “no es un sistema de cazabobos” con el objetivo de recaudar a través de las multas, como disparan desde la oposición. El jefe de Gabinete y Gobierno de la Provincia se pronunciaron en ese sentido, al considerar que “el éxito de este programa de seguridad vial provincial es que tenga recaudación cero”.

Según los funcionarios que tendrán a su cargo la aplicación del nuevo código vial, está todo pensado para que funcione de manera preventiva. En la ruta “va a estar señalizado el máximo de velocidad permitido en ese tramo específico, y a una distancia considerable. A medida que el conductor se vaya acercando al radar, los carteles irán indicando una velocidad menor, hasta que el último indicará los kilómetros por hora máximos que admitirá el radar”, explicó a este diario una fuente oficial calificada.

“Es imprescindible que la gente tome conciencia sobre la velocidad de circulación. Más del 90 % de los accidentes se producen en rectas, por lo tanto son por exceso de velocidad, mientras que en curvas, intersecciones y rotondas son los menos”, señaló el jefe de Gabinete, Alberto Pérez.

Tanto los equipos fijos como los móviles permitirán labrar multas, cuyo valor estará determinado en unidades fijas denominadas UF, las cuales equivalen al menor precio de venta al público de nafta especial. En base a ello, las sanciones partirán de los 400 pesos aproximadamente, y se considerarán como agravantes los casos en que la responsabilidad recaiga sobre los propietarios.

Los 40 radares móviles estarán “sobre unas camionetas en los puntos más complicados de la Provincia” según la ocasión y estarán la vista de los conductores para que estén atentos y reduzcan la velocidad.

Desde el Gobierno destacaron que todos estos equipos son propiedad del Estado provincial y serán manipulados por personal de la policía vial bonaerense.

Jueces

Consultado por la designación de los jueces, el subsecretario de Gobierno Juan Pablo Alvarez Echagüe, admitió que todavía no esta definido si se llamará a concurso. “Eso se realizará en los primeros días de enero cuando entre en vigencia la ley”, confió.

Y en forma indirecta atendió las criticas de los legisladores de la oposición, “nosotros necesitamos que sea una Justicia eficiente, porque va a ser una demostración de la gestión por eso vamos a necesitar jueces eficientes, sino de qué nos serviría esta excelente herramienta”.

El miércoles los legisladores cargaron duro contra el artículo de la ley que estableció los requisitos para designar jueces administrativos de faltas. Deberán ser abogados, tener más de 25 años y tres años de experiencia en el ejercicio, o registrado en el colegio.

El Poder Ejecutivo establecerá la cantidad de juzgados, lugar de funcionamiento y jurisdicción territorial asignada, en función a la siniestralidad y al flujo vehicular.

La Justicia Administrativa de Infracciones de Tránsito Provincial que tendrá competencia en el juzgamiento de infracciones, por faltas cometidas en calles, avenidas, rutas, caminos, autopistas, semiautopistas o autovías provinciales o nacionales en el territorio de la provincia.

Comentá la nota