RACING - Triángulo de las Bermudas

Migliore, Aveldaño y Martínez forman la zona donde el peligro del rival desaparece: "Jugamos con furia".
Son una unidad especial dentro de un ejército que responde a las órdenes de Caruso. Festejan los goles siempre juntos, se arengan antes de los partidos agarrando con furias sus cabezas y son los pilares del bastión de la defensa de Racing, que estuvo cinco partidos con el arco invicto y que recién ante San Lorenzo sumó su primer gol en contra en seis juegos. Pablo Migliore, Lucas Aveldaño y Matías Martínez conforman un triángulo que absorbe a los rivales de turno. Los borran de la cancha y los hacen sucumbir ante su solidez. El arco parece pequeño, tan pequeño como el elegido por Olé para la producción fotográfica. "La clave es que jugamos con furia. Antes del partido nos juntamos con Pablo y el Chaco y nos decimos cosas para salir algo enojados y no perdonar a nadie", reconoce Aveldaño, el central que llegó a préstamo desde Rafaela y que seguramente será comprado por la gestión Molina para que siga en la Acadé. Y enseguida se prende Migliore: "En la previa nos miramos a los ojos y entendemos que para que el arco quede en cero depende mucho de nosotros".

-¿Fue una presión extra para ustedes jugar con el invicto de tanto partidos en el propio arco?

Martínez: Yo no pensaba así, pero cuando nos hizo el gol San Lorenzo sentí algo raro porque no estábamos acostumbrados. Fueron dos segundos que nos pusimos mal por Pablo, pero lo importante era que el equipo empatara.

Aveldaño: Te genera un poco de presión porque sabés que el rival viene con la intención de cortarte la racha. Queríamos que Pablo pasara el récord para que después se sienta más identificado con Racing.

-¿Cuál fue la clave para pasar de ser un grupo goleado a uno tan sólido?

Migliore: Encontramos la solidez que veníamos buscando. Ahora somos más aguerridos a la hora de marcar y que siempre jueguen los mismos es algo importante porque nos conocemos mucho.

Ma: Ahora nos tenemos mucha confianza y jugamos simple. Los defensores tenemos que evitar que nos hagan goles y los delanteros tienen que hacerlos, nada raro.

-¿Lo cargaron mucho a Matías después del gol contra San Lorenzo?

A: Y... un poquito. Le dijimos que como hizo un gol fue a todos los programas y salió en todos lados. Pero se lo merecía.

Mi: El Chaco es un gran compañero. Yo me puse muy contento cuando él hizo el gol. Nos llevamos bien afuera de la cancha y eso después se nota cuando jugamos.

"Ahora que haga un gol Aveldaño, eh", cierran la nota Migliore y Martínez. "Ojalá...", se ríe Lucas.

Comentá la nota