RACING / CARUSO LOMBARDI - "Hoy lo más lógico es jugar la Promoción"

El técnico no oculta las dificultades de su equipo, peleando por zafar de abajo contra pocos rivales. Pero a la vez rechaza el pesimismo: "Confío a muerte en que vamos a salir adelante y sacaremos esto a flote".
Los ojos parecen brillarle cuando se nombra a su nuevo equipo. Se asemeja más a un padre primerizo que chorrea baba cuando habla de su hijo que a un técnico con trabajo nuevo. Hasta adopta una pronunciación onda Bambino Veira para tratar de encontrar una definición justa. "Racing es una hermosssura", enfatiza Ricardo Caruso Lombardi en charla con Olé, sin quitarle la mirada a la inmensidad del Cilindro mientras juega con la tapa de sus dos celulares: "Los tengo siempre prendidos y atiendo a todos, eh. Desde Olé hasta a una radio barrial. No me gusta hacer diferencias".

Así, natural y frontal, como cuando todavía forjaba su destino en el Ascenso, el técnico de Racing no vende humo. Consciente de la situación crítica en la que se encuentra la Academia, prefiere sonar duro siendo realista y no caer en la demagogia. Aunque claro, también típico en él, las bromas, chascarrillos y confianza plena tienen su lugar dentro de un análisis crítico de la situación. "La realidad es complicada. Confío a muerte en que vamos a salir adelante y sacaremos esto a flote, pero no va a ser con tranquilidad, eh. Somos pocos equipos que estamos peleando abajo y eso lo hace aún más difícil", dice Richard.

-¿Es tu desafío más difícil como técnico?

-Sin dudas... Salvar a Racing es el objetivo más difícil que tengo en 16 años de carrera. Por lo que significa el club y por la posición en la que está. Estamos a varios puntos de Banfield. Tenemos que ganar algunos partidos seguidos y ellos perder para alcanzarlos. Es dificilísimo y los recién ascendidos suman y se escapan. Cada vez cuesta más alcanzar a alguno.

-¿Hoy hasta no sería tan malo jugar la Promo?

-No sé, pero estamos lejos de los equipos. Abajo estamos nosotros con los dos Gimnasia y Central. Hoy lo lógico es jugar la Promoción, aunque eso no quita que en tres o cuatro fechas estemos muy bien y te diga otra cosa.

-¿No depende sólo de Racing zafar de todo?

-No y eso jode mucho. No tengo dudas de que lo vamos a sacar, pero va a ser durísimo. Tenemos un fixture que nos complica: quedan 13 partidos y ocho los jugamos afuera. Tenemos que ir a La Plata dos veces, Rosario, Jujuy, jugar con Boca, River, San Lorenzo, Vélez...

-En Argentinos hiciste una gran campaña y adoptaste una política de hacer regalos...

-(Interrumpe). La situación de Racing es más complicada que la que tuve en Argentinos. El premio tendrá que ser más grande. Ya tengo pensado regalar algún LCD después de Estudiantes. Los jugadores me manguean desde que llegue, je. ¡Me están volviendo loco!

-¿Y el premio mayor cuál podría ser?

-Ahí me mataste, pero si nos salvamos de la Promoción les regalo lo que quieran. No me importa la plata, yo quiero ver felices a mis jugadores y a toda la gente que sufre un montón. Sería algo espectacular y emocionante.

-Al menos ya empezaste a regalar ropa...

-Fueron apuestas que hice con los jugadores. Aposté ropa de Kevingston con algunos. A Migliore para que mantuviera el arco en cero, a Caballero para que haciera un gol y a Shaffer se la dimos entre todos.

-¿Por qué a Shaffer?

-(Risas). Lo mandé a que dijera unas palabras delante del grupo antes de salir a la cancha con Godoy Cruz. Es callado y tuvo que dar la arenga. Dijo diez palabras, ocho fueron boludo y los jugadores lo ovacionaron. Se ganó la ropa.

-¿Imaginabas tanta buena onda a pesar del mal momento?

-Estos pibes son seres humanos bárbaros. Me recibieron como si fuésemos amigos desde hace años. Me emocioné y eso que sólo ganamos un partido. Se merecen lo mejor al igual que la gente.

-Hacés mucho hincapié en los hinchas...

-Es que es una cosa de locos. Yo estuve en Rosario, que también se vive fútbol, pero acá son enfermos. Lloran cuando pierden, cuando se gana un partido es una fiesta terrible... En la calle me paran todo el tiempo. Me dan estampitas, agua bendita, collares. Es algo tan lindo... Lo pensaba siempre, pero nunca lo imaginaba.

-¿Es un sueño hecho realidad estar acá?

-Ni un sueño. Es algo que uno piensa pero es como ganarse el Loto o comprarse un Mercedes-Benz. Lo tenés allá lejos y no pensás que se puede cumplir, porque mi carrera como jugador no fue tan importante como para llegar a un club como éste.

-¿Y por qué llegaste?

-Si no tenés un nombre te vas quedando atrás y yo nunca lo tuve. Lo mío fue el logro deportivo, el trabajo día a día y encontrar dirigentes que se animen. Diego me ayudó mucho. El tiene muchos amigos, a mí apenas me conocía y un día me cruzó y me dijo que me quería dirigiendo en Primera, que me iba a empujar. El fue fundamental para que llegara a Argentinos y claro, para que hoy esté acá.

-Dijiste que tienen un fixture complicado, ¿cuál es el partido más duro?

-Estudiantes, sin dudas. Para nosotros son todas finales y no puedo ir más allá del próximo partido. Vamos a enfrentar al mejor equipo de la Argentina y salir a jugarle de igual a igual es una locura. Hace mucho que no sumamos de visitante y ahora lo fundamental es no perder. Aunque quiero ganar para dedicárselo a mi viejo, que tiene un problema de salud. Eso me tiene muy triste.

-¿Racing es tan difícil como se ve de afuera?

-La camiseta pesa y jugar acá es complicado, pero los jugadores lo están entendiendo. Yo no tengo nada para decir ni para quejarme. Los dirigentes me dan todo lo que les pido, los jugadores se esfuerzan al máximo y arman un grupo muy unido. Tengo que laburar, no hay excusas.

Comentá la nota