Rached: "Soy el político más perseguido de mi provincia"

A casi un año de la histórica sesión que trató las retenciones a las exportaciones, el senador nacional Emilio Rached afirma que su voto en contra del proyecto oficial lo convirtió en un "desterrado" de los medios santiagueños y el político "más perseguido" de su provincia.
Su postura, una de las mayores incógnitas durante toda la jornada, definió el empate que más tarde iba a saldar el vicepresidente Julio Cobos.

En una entrevista telefónica con LA NACION, afirmó no estar arrepentido de su decisión, aunque reconoció haberse sentido presionado por la "necesidad" de recursos nacionales que tiene la administración santiagueña.

"Circunstancialmente terminé ocupando un lugar de gran repercusión, a pesar de que desde un primer momento estuve firmemente decidido en contra de la resolución 125".

-Pero nadie parecía saber de su convencimiento.

-Lo sabían los senadores más cercanos y el vicepresidente Julio Cobos. En el medio estaban las versiones de los medios, los rumores que algunos hicieron circular. En las últimas semanas me surgieron dudas, pero el día de la votación estaba convencido de lo que iba a hacer.

-¿Por qué tuvo dudas?

-Porque hubo muchas conversaciones tendientes a modificar mi postura.

-¿Cuál fue la conversación más difícil?

-Fue la reunión con el gobernador Zamora, en su despacho, donde me pidió que acompañase el proyecto del Gobierno argumentando las debilidades de la provincia y la necesidad de los fondos provenientes del poder central.

-Se hablaba de "premios y castigos" para las provincias.

-Se hablaba de arreglos, y en ese contexto se empezaron a mencionar las dudas, pero fueron los medios de comunicación.

-¿El radicalismo no lo presionó?

-Desde el radicalismo no hubo nada. No hubo llamados de Raúl Alfonsín, como se dijo, ni tampoco "sugerencias" de otros políticos. Fue una determinación personal.

-¿Se arrepiente?

-En el momento me hice cargo y me seguiré haciendo cargo. El tiempo demostró que estaba en lo cierto.

-¿Sufrió represalias?

-He pagado costos. Soy un desterrado de los medios de Santiago del Estero. Pasa que toda la prensa santiagueña depende de la publicidad oficial y termina siendo condicionada. Tengo una veda absoluta, creo que no puedo salir ni en los avisos fúnebres (risas).

-¿Y en el Senado?

-Bueno, el Frente Cívico tiene un bloque de sólo dos senadores, y el "otro" (Ada Iturrez) es oficialista. Por eso mi trabajo fue muy esforzado, individual, sin contar el hecho de que mi experiencia era de gestión, no legislativa. Costó salir adelante.

-¿Cómo es su relación con el bloque del FPV?

-Para ellos debo ser como un Julio Cobos, pero en menor escala. No me preocupa, porque ha muerto una forma de hacer política en el país y creo que esa votación abrió las puertas para la reforma política. En mi provincia es peor.

-Pero Usted es senador

-Soy el político más perseguido de mi provincia. Esta es la primera consulta que me hace un periodista en un año.

Comentá la nota