TOP RACE V6 Dos a la final

Altuna ganó en Mar de Ajó y empató con Fontana el torneo para ir al Nascar. Habrá premio doble.
Quién está tirando champagne, todavía!?", preguntó Lalo Ramos, que iba de la emoción a las bromas sin meter cambios. No, no eran burbujas. Mariano Altuna recién estaba bajando del podio y en Mar de Ajó, justo el día en que comenzó el verano, se largó lo que en pocos segundos sería un chaparrón severo. El Monito se tapó con un cartel, miró para arriba y sonrió: "Nos salvamos con la lluvia. Bah... en realidad nos benefició". Fue sincero.

En realidad, lo que le dio una buena mano para ser el ganador de la última carrera del año, resultó ser la lluvia que no fue. O que fue en el momento justo. Veamos... La que el Servicio Meteorológico anunciaba para el mediodía o para después, había llegado a la Costa con el despunte del sol. Y poco antes del lanzamiento de la primera serie un generoso chaparrón lavó la pista. Incluso hubo quien salió a girar con gomas con dibujo. Omar Martínez usó lisas. El entrerriano se había ganado el derecho de comandar esa manga y Mariano Altuna lideró el lote en la siguiente. La pista sin grip con que se encontró el Gurí, cambió con el uso. Tenía mayor adherencia, en la justa medida para el Monito. Bingo.

Altuna se llevó la final de punta a punta. Sólo le podía preocupar un poco más que Fontana no subiera del sexto puesto: con el arrecifeño peleaba el viaje al Nascar de Estados Unidos, ya que Canapino se había ido al pasto muy pronto, en la segunda vuelta. Altuna sólo tuvo que aguantar al Mondeo amarillo y negro del Gurí. Vio el logo del Ovalo durante las 27 vueltas que se prolongó la prueba. "No me dio respiro", diría al ganador de su escolta, un rato después de cumplir su faena.

Ese trabajo consistía en no cometer errores. El que más laburaba era Diego Aventin, que subía escalón por escalón. También la clave era la curva 1: dos veces por adentro para empujar hacia atrás primero a Tadei. Luego lo hizo con con bicampeón Spataro.

"Yo sabía que resultaría muy importante ganar la serie y que en la final sería clave llegar antes a la primera curva. Este es un circuito muy interesante, pero no tiene demasiados lugares de sobrepaso", admitió Altunita.

-La curva 1...

-Sí, el lugar clave era la curva 1. Ahí me cuidé mucho. Por eso se me acercaba el Gurí. Pero afortunadamente pude ganar la carrera. Tuve un gran auto.

Altuna, que había ganado el 23 de marzo la primera del año, cerró la temporada con otro triunfo. En el momento justo. Con eso empató con Fontanita el mejor lugar del mini torneo final. Finalmente se dispuso que fueran los dos al paseo por el Nascar... "Uy, ahora voy a tener que renovar la visa...", se acordó tarde el de Lobería.

Comentá la nota