Racconto quiere discutir la reelección del Gobernador.

A cargo de la Gobernación, el número dos de la Provincia dice que hay que reformar la Constitución. Insiste con la idea del Ejecutivo de eliminar las licitaciones para hacer obras.
El hombre llega como si tuviera dos trabajos. Se lo ve más delgado. Con la notebook en el hombro, un par de carpetas bajo el brazo, saluda con la apariencia de quien viene corriendo.

Al parecer, no fue fácil salir de Casa de Gobierno para llegar a su despacho en la Legislatura. Esas son sus dos ocupaciones. Desde hace una semana está a cargo del Ejecutivo, como reemplazo de Celso Jaque, quien estará de vacaciones hasta el 2 de febrero.

Cristian Racconto admite que tiene mucho por hacer pero enseguida agrega que desea "disfrutar de este momento" ya que -dice- se considera un privilegiado por ocupar el lugar que tiene para cambiar las cosas de la política que no le gustaban como ciudadano.

Eso sí, el Vicegobernador aclara que el primer mandatario es el encargado de dirigir los destinos de la provincia y que tanto él como el resto forman parte de su equipo. "Todos los días hablamos (con Jaque) por teléfono y cada acción que definimos la consultamos con él".

Por eso, sin decirlo, concede que los temas candentes y las decisiones respecto de las personas que seguirán o no acompañando la gestión las toma el Gobernador y nadie más que él.

Fiel a su pedido, Racconto espera lograr el consenso para la ley que evita las licitaciones en las obras públicas. Por eso, sus vacaciones serán después de que finalice esa pulseada en la Legislatura.

-¿Se reunieron con el sector de la construcción por el tema de la obra pública?

- Sí. Fue en el Ministerio de Infraestructura porque la idea es que todos aporten. El Gobierno ya tomó la decisión de garantizar la dinámica y la transparencia; que es lo que la sociedad de hoy pretende.

-Algunos legisladores se mostraban de acuerdo con mejorar la ley de licitaciones pero no con eliminar este tipo de mecanismos.

-Nosotros hablamos de una licitación pública abreviada que no se niega a los controles pero que supone una mayor agilidad ya que varios de esos procesos duran más de seis meses, lo que incide hasta en los costos.

-La oposición dice que quieren acelerar esto porque este es un año de elecciones.

-Nosotros siempre hemos generado espacios de diálogo frente al pedido de la oposición. Pero creo que esta ley nos da la posibilidad de dar un comienzo a la reforma del Estado. Son pequeños pasos que hay que ir dando y -más que con discusiones políticas o partidarias- tienen que ver con el diálogo en el Parlamento.

-¿Cuáles serían otros puntos importantes para apuntar hacia la reforma del Estado?

-La dinámica y la agilidad en todos los aspectos son importantes.

-Con respecto a las demandas sociales, hace poco volvió a salir el tema de la reforma de la Constitución ¿Van a poder concretarla?

-Todos tenemos claro que la Constitución necesita ser reformada pero la gente está cansada de oír hablar de eso y de que no se avance con acciones concretas al respecto.

-¿Usted cree que el gobernador debería ser reelegido?

-Habría que discutirlo. Sucede que un legislador puede ser reelecto de manera indefinida y los intendentes también pueden tener varios mandatos pero el gobernador no. No sé si está mal o está bien, pero hay que revisarlo.

-Hasta ahora no se pudo hacer porque hay varios intereses de por medio ¿por qué se podría dar ahora?

-Toda revisión implica despojarse del individualismo y mirar un poco más allá. Al menos hay que animarse a plantear las posturas públicamente.

Comentá la nota