Racconto justifica su distancia de Jaque

El vicegobernador dice que siente la necesidad de jugarse por sus convicciones. Asegura que el gobierno al que pertenece tardó demasiado en leer el mensaje de las urnas.
Encaramado en el protagonismo que eligió desde hace un tiempo, el vicegobernador Cristian Racconto ahora reclamó que la Nación envíe los fondos prometidos para obras públicas que esperan los intendentes.

Acentuando su nuevo perfil de hombre diferenciado del Ejecutivo, Racconto aseguró que su nueva actitud es su forma de hacer autocrítica tras la derrota electoral del 28 de junio.

Se califica como "independiente" de los sectores internos del PJ, partido al que nunca se afilió. Asegura que los colores (al mencionar al sector azul) ya "desaparecieron". Y recomienda: " Lo que se tiene que plantear el justicialismo es cómo resolverle los problemas a la gente".

Tampoco tiene estructura que lo apoye en esta empresa de reposicionamiento personal. "No me preocupo en ver quién me banca o no", manifiesta. No menciona referentes en los que busque sentirse reflejado, y evade opinar de las gestiones de Jaque, del kirchnerismo y de su costado más impúdico: el piquetero Luis D’Elía y su aliado local Roberto Picco, vice del PJ, titular de la CGT local y polémico promotor de un multimedios estatal.

Racconto quiere mostrarse como el hombre de la gestión de Jaque que es capaz de hacer autocrítica tras la derrota electoral.

–¿Por qué busca diferenciarse del Gobierno?

–Hay momentos en la vida en los que uno se las tiene que jugar por las convicciones. No puedo dejar de dar mi opinión. Mi posición voy a dar; después, quien conduce dará su posición. Pero es bueno que cada uno aporte lo suyo. Quiero ser el dirigente del Gobierno que esté en la vereda de la sociedad.

–Esta actitud de mostrarse diferente ¿no va debilitar más la gestión?

–Esto sirve para sumar; es como la familia. Con mi esposa tengo muchísimas diferencias, y a veces discutimos y el desafío es ver cómo, a partir del diálogo, saldamos las discusiones o tratamos de buscar una verdad que nos contenga a los dos y que como resultado final fortalezca a la familia. Volviendo a lo público, no puede ser que un mensaje que nos dio la gente a través de las urnas tarde tanto tiempo en ser entendido. Creo que el mensaje fue rotundo.

Comentá la nota