Sin Racconto, Jaque prometió abrir su gestión al peronismo

Después de casi tres meses de fuertes enfrentamientos internos, el gobernador, Celso Jaque, se comprometió ayer a abrir el diálogo con los dirigentes de peso del peronismo local.
La decisión la transmitió a la mañana en Casa de Gobierno, en un encuentro en el que hubo pases de factura y cuestionamientos a las gestiones provincial y nacional.

El vicegobernador, Cristian Racconto, faltó a la reunión y acrecentó sus diferencias con el mandatario y el resto del Ejecutivo.

La postergada cita (estaba prevista para días después de la derrota electoral del 28 de junio) se extendió durante casi cinco horas e incluyó a ministros del Ejecutivo, intendentes y legisladores nacionales y provinciales. La primera parte fue puramente de gestión y se les bajó línea a los legisladores provinciales para que apuren la ley de viviendas que ya tiene sanción de Diputados e impulsen la ley de creación de una empresa estatal de energía.

Pero a diferencias de muchas películas, la segunda parte fue más jugosa: algunos dirigentes le pidieron al Gobernador que echara a los funcionarios que no estén comprometidos con la gestión; otros criticaron la demora de la Nación para enviar la plata para obras municipales y, en medio de estos reclamos, hubo una acalorada discusión por los legisladores justicialistas que tomaron posiciones individuales en contra de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que impulsa el kirchnerismo (ver aparte).

Puertas afuera, se intentó mostrar una imagen de un peronismo remozado. A la mitad del encuentro, un vocero oficial anunció una conferencia de prensa en la que actuaron como voceros dos ministros (el de Gobierno, Mario Adaro- sobre el que corrieron versiones de renuncia hace más de un mes- y el de Infraestructura, Francisco Pérez), el intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham (que viene pidiendo cambios de gestión tras la derrota electoral) y el presidente del bloque de Diputados, Carlos Bianchinelli (que ha marcado algunas diferencias con el Ejecutivo).

Además de destacar las iniciativas legislativas que intenta imponer la Casa de Gobierno y de acusar a los legisladores cobistas de "irresponsables" por obstaculizar la aprobación de la ley de viviendas, los voceros del encuentro manifestaron varias posturas políticas.

Bianchinelli se encargó de decir que el Gobernador "asume la conducción total del peronismo" y Adaro, respondió a tal aval con la promesa de que encuentros como el de ayer serán "una metodología constante", como forma de garantizar que Jaque escuchó los pedidos de gran parte de los peronistas con poder de decisión para que acordara políticas con ellos.

"Tenemos expectativa de que esta metodología consolide al peronismo. Seguramente se van a encontrar ahora con más diferencias en la oposición que en el oficialismo", lanzó Adaro.

Sin embargo, en el cónclave de ayer no estuvo el intendente de San Rafael y diputado nacional electo, Omar Félix, ni los legisladores provinciales que le responden, una de las bancadas que el oficialismo necesita como aliadas para poder aprobar leyes. Pero el faltazo más significativo -que dejó sorprendido a más de un dirigente- fue el de Racconto.

"No podía venir", minimizaron los funcionarios que se pusieron al frente de la conferencia de prensa. Rápido de reflejos, Abraham bromeó con los periodistas: "Quédense tranquilos, le hemos aplicado el cobómetro y no hay problemas", dijo, haciendo un paralelismo con el Vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, a quien dentro del peronismo se lo acusa de "traicionar" al kirchnerismo.

Los Andes intentó comunicarse con Racconto, pero éste no respondió. El Vice se ha venido distanciando de la Casa de Gobierno con diferentes gestos. Fue , en soledad, a ver al intendente de Junín, el cobista Mario Abed, cuando éste dio a conocer una vivienda construida por sólo 20 mil pesos y que cayó mal en el Gobierno provincial.

También salió a diferenciarse de Jaque y pidió más debate para la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La semana pasada quedó a cargo del Ejecutivo y fue de sorpresa a OSM (Obras Sanitarias Mendoza) para constatar un aumento en la boleta del agua y no quedó bien parado. Algunos funcionarios presentes especularon con que su ausencia se debió a que no quería exponerse a posibles reclamos por parte del resto de los peronistas por su actitud.

Funcionarios cuestionados

Uno de los asuntos que llevó gran parte de la reunión de ayer fue la de la permanencia en el Gobierno de funcionarios cuestionados. Muchos dirigentes aplaudieron la determinación oficial de echar la semana pasada a dos funcionarios en distintas áreas y le pidieron al Gobernador que mantuviera esa postura para otros casos.

El pedido de renuncia a David Funes, titular de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia por un lado, y a Alfredo Caballero, director de Fiscalización y Defensa al Consumidor, fueron vistas con buenos ojos en el peronismo.

Ahora, le pidieron al Gobernador que solucionara el conflicto en Salud, es decir, la interna existente entre el ministro Sergio Saracco y el subsecretario de Planificación de esa cartera, Ricardo Landete, quien además es el cuñado de Jaque.

Comentá la nota