Racconto se enojó y profundiza su enfrentamiento con Cazabán

Racconto se enojó y profundiza su enfrentamiento con Cazabán
El Vicegobernador siente que no tienen en cuenta sus pedidos en algunos temas. Pidió apoyo a senadores para hacer frente al secretario general de la Gobernación.
El hombre que en la previa aparece como mesurado, buscador de consensos y de bajo perfil, en el último mes mutó y busca ganar espacios políticos. Por eso, hoy las diferencias que el vicegobernador, Cristian Racconto, tiene con una figura estelar del Poder Ejecutivo, el secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, dejaron de disimularse.

El lunes pasado, ante un grupo de senadores de todos los bloques, en la reunión de la comisión de Labor Parlamentaria, el Vice se descargó. "Han entrado los pliegos de unos jueces y yo les dije que quería charlarlo con ustedes (por la oposición) previamente, pero no han querido, ahí están", lanzó Racconto al ingresar a la sala según confió uno de los legisladores presentes. "Y lo dijo caliente", aclaró.

Igual, la fuente legislativa, que milita en las filas opositoras, le quitó dramatismo al hecho: "Creo que es una artistada, porque para mí quiere marcar alguna diferencia con el Gobernador. En realidad, con el Chiqui Cazabán".

Concretamente, ese enojo de Racconto lo disparó el envío a la Legislatura de los pliegos de ocho postulantes a jueces sin que se "hubieran respetado" las condiciones que se habrían acordado previamente en el gabinete. Directamente, sintió que lo pasaban por alto otra vez, comentaron cerca suyo.

Pero el enfrentamiento ya se había hecho evidente hace un par de semanas, cuando trascendió la disconformidad del Vice con la reunión que organizó Cazabán con senadores del peronismo, en la propia Legislatura, sin avisarle. De allí en más, el abismo que los separa se acentúa cada día más.

El último capítulo de esta historia se vivió hace unos días. En una charla íntima con senadores del bloque oficialista, Racconto manifestó el profundo descontento que lo envuelve y simultáneamente pidió un acompañamiento más significativo para resistir el poder creciente y los embates de Cazabán.

Algunos de los legisladores no sólo le prestaron el hombro, sino que también comprometieron su respaldo político para enfrentar al funcionario de mayor confianza del gobernador Celso Jaque.

Son tres los peronistas que se unieron a la cruzada, más por rechazo al secretario general que por afinidad con el Vice. Es que, según entienden, por sobre todo está el respeto a las instituciones y quienes las representan, en este caso el encargado de presidir el Senado, que fue elegido por una votación popular.

Desde el Ejecutivo aseguran que la relación entre ambos "es totalmente normal, como cualquier relación dentro de un gabinete. No se ven esas diferencias que andan diciendo".

Aunque otro transitador de los principales despachos se mostró sorprendido por la "osadía" del Vicegobernador a la hora de elegir oponentes. "Él no tiene experiencia política, por eso lo ningunean. Se está metiendo justamente con el tipo que más sabe de esto en el Gobierno, una bestia de la política. Igual, si Cazabán mandó los pliegos de los jueces fue porque Jaque se lo pidió", analizó.

El detonante

De esa famosa reunión del 10 de agosto para acercar a los senadores y el Ejecutivo, que fue organizada por el secretario general, al Vice no le gustó para nada que lo pasaran por arriba como si fuera "un don nadie", sin mediar un mero llamado telefónico como aviso.

"No se puede ir a la Suprema Corte sin que sepa el presidente o armar una reunión de gabinete sin que el gobernador se entere. Es una cuestión de respeto. Ese respeto pide Cristian", explicó la semana pasada una fuente cercana a Racconto.

En una entrevista publicada por Los Andes el domingo pasado, con su habitual retórica y actitud moderada, el propio Racconto se expresó en ese sentido: "No me enojé con él (Cazabán), pero digo que hay que ser respetuoso de las instituciones y de quienes las conducen. Yo estoy al frente de uno de los poderes del Estado y respeto la conducción de los otros poderes. Hay que ser cuidadosos en este sentido".

Pero aunque dice no estar enojado y muestre una posición moderada, casualmente se paró en la vereda de enfrente prestando su apoyo incondicional a Mario Adaro, ministro de Gobierno, justo cuando se decía que se iría del Ejecutivo por su pelea con Cazabán: "Yo a Adaro lo voy a defender a muerte porque me parece valioso para la gestión", aseguró a este diario.

Ante esta situación, muchos creen que Racconto espera una señal de apoyo del Gobernador, quien lo eligió como compañero de fórmula en 2007 pese a la resistencia de todo el peronismo. Aunque, en el entorno del Vicegobernador, admiten que "este Jaque es muy distinto del que conocimos en la campaña hace dos años".

Ante esta tensa situación que se vive en el riñón del Gobierno provincial, desde la oposición miran con temor y por todos los medios tratan de bajar los decibeles y hasta de brindar un marco de "apoyo institucional" para que el oficialismo pueda sortear estos frentes de tormenta.

Algunos hasta se animaron a decir que ruegan "que le vaya bien a Carlos López Puelles (el hombre propuesto por Jaque como director general de Escuelas) en la audiencia pública".

Comentá la nota