La UCR quitó su apoyo y tambalea la ley para que Mendoza se endeude

Hubo cambios en una norma complementaria y la oposición se irritó. El PJ no tiene los votos y espera un milagro.
Anoche se caían las últimas esperanzas que tenía el Ejecutivo para aprobar hoy el proyecto de endeudamiento en Diputados. El radicalismo anunció que no dará el aval para el tratamiento de la iniciativa porque el proyecto de coparticipación municipal enviado por el Gobierno a cambio del apoyo para endeudarse difiere con el acordado con los intendentes.

De todas maneras, el oficialismo se jugará hoy las últimas fichas: dos funcionarios de Hacienda irán a negociar con los legisladores y pese a no tener los dos tercios que necesita para el tratamiento legislativo, el justicialismo intentará dar la discusión.

En un encuentro que se hizo ayer por la tarde en el salón de acuerdos de la Municipalidad de Capital, los radicales decidieron dar marcha atrás con la intención que tenían algunos dirigentes de ese partido de darle la derecha al Gobierno.

En el cónclave, del que participaron los tres intendentes radicales, Víctor Fayad (Capital), Eduardo Giner (Tunuyán)y Alfredo Cornejo (Godoy Cruz); legisladores provinciales y el presidente electo del partido, César Biffi, el radicalismo tomó una determinación tras enterarse de lo que estaba sucediendo en la Legislatura.

En una reunión a la que convocó el oficialismo, los legisladores recibieron un proyecto de coparticipación municipal que tiene diferencias sustanciales con el acta que firmaron 14 de los 18 jefes comunales el viernes pasado (entre ellos Fayad y Giner) porque, de acuerdo a lo que acusan desde la UCR, los indicadores para conformar los 185 millones de pesos a los que se comprometió el Gobierno no son los pactados.

Por otro lado, la iniciativa oficial sólo garantiza el envío de fondos de manera automática por un año y deja abierta la discusión para los años posteriores, por lo que podría retomarse el actual régimen de reparto de fondos para los municipios.

"El radicalismo no dará los dos tercios", anunció anoche Biffi, en claro mensaje para el oficialismo al que hasta ayer a la mañana, con algunos votos radicales, sólo le faltaban sumar 4 legisladores para obtener los 32 que requiere según el reglamento para debatir y aprobar luego el proyecto.

En tanto, Cornejo propuso "comenzar una nueva negociación global". De esta manera, la UCR adoptó la misma posición que viene sosteniendo Consenso Federal (Confe), que desde un principio se negó a avalar el endeudamiento. De hecho, los intendentes de ese partido no firmaron el acuerdo propuesto por el gobernador Celso Jaque.

En la Legislatura, los ánimos no eran diferentes. Tanto los legisladores radicales como los miembros del Confe se levantaron del encuentro en el que analizaban los proyectos, alertados por el contenido del texto del proyecto de coparticipación. Pero además, de acuerdo a lo que explicó el senador Sergio Moralejo, "en el proyecto de endeudamiento se han hecho varios pedidos que aún no han sido tenido en cuenta".

Los demócratas tampoco se mostraron dispuestos a apoyar en bloque las iniciativas de Jaque. Algunos legisladores estaban de acuerdo, pero otros se negaron a dar el respaldo tal como habían venido los proyectos de Casa de Gobierno.

El diputado Alberto Sánchez avisó que en el articulado del endeudamiento había solicitado que se expliciten los instrumentos con los que el Gobierno accederá al crédito y que el permiso que pide el Ejecutivo para incumplir la ley de Responsabilidad Fiscal (por lo tanto endeudarse) sea sólo por este año y no abarque los posteriores.

Pero ningún oficialista pudo garantizar anoche que esos pedidos serían tenidos en cuenta. El presidente de la Cámara, Jorge Tanús, admitió que "el PJ no tiene las mayorías necesarias para tratar el proyecto", pero se mostró esperanzado. "Estamos convencidos que tenemos que avanzar con el tratamiento porque no hay más tiempo", sostuvo. Para eso, está previsto que asistan esta mañana a la Casa de las Leyes los subsecretarios Pablo Frigolé (Financiamiento) y Mario Granados (Hacienda).

Sin embargo, en el bloque oficial cuentan con dos escollos propios. Los legisladores no saben si el Ejecutivo aceptará las modificaciones que reclama la oposición. Y por otro lado, un senador oficialista salió a marcar diferencias con el propio Gobierno. Vicente Russo pidió que 40 millones de pesos que están previsto para los municipios con el endeudamiento tengan asignación específica para evitar derroches.

Comentá la nota