Quitarían el respirador artificial al médico trasplantado

Los familiares del neanotólogo Jorge Rodríguez Kissner, quien nueve días atrás recibió un trasplante de corazón, se mostraron esperanzados en que, en el marco de su lenta pero firme recuperación, pueda retirársele en las próximas horas el respirador artificial al que está conectado.
Así lo indicó Paula Rodríguez Kissner, hermana del médico de 47 años, al tiempo que señaló que el estado del paciente "está mejorando de a poquito".

La mujer explicó que su hermano, quien está internado en la clínica de la Fundación Favaloro, en esta capital, está consciente desde el sábado pasado, pero está imposibilitado de hablar a causa del respirador.

"Nosotros esperamos que entre hoy y mañana pueden sacárselo (al respirador)", expresó Rodríguez Kissner.

El médico fue trasplantado entre los días 4 y 5 de enero, durante una operación que se prolongó a lo largo de unas diez horas.

Desde ese momento se produjeron algunas complicaciones de salud a partir de la reacción del sistema inmunológico por un rechazo inicial del órgano transplantado, pero la situación se revirtió a partir del fin de semana pasado.

De hecho, la esposa de Rodríguez Kissner, Gabriela Sáez, afirmó que por lo que les informaron los médicos que atienden a su esposo, el rechazo no fue tal, sino que lo que hubo fue una reacción que con el paso de los días se fue revirtiendo.

El médico estuvo durante 20 días a la espera de un corazón, luego de sufrir una miocarditis viral fulminante que lo colocó al borde de perder la vida, y sus familiares y amigos protagonizaron una intensa campaña durante dos semanas para motorizar la llegada del órgano que podía salvarle la vida.

Comentá la nota