Quisieron filetar a inspectores cuando intentaron ingresar a planta que elaboraba pescado violando su clausura

Denunciado por los vecinos repetidas veces e infraccionado en reiteradas oportunidades por funcionar sin habilitación y bajo condiciones precarias de higiene y salubridad, el establecimiento pesquero ubicado en Bouchard esquina Matteoti en donde se elabora pescado para consumo alimenticio, volvió a operar violando la sanción municipal que dictaminó su clausura.
Ante el operativo comunal, el presunto responsable de la empresa abandonó el lugar, mientras que otros trabajadores quedaron en su interior e impidieron el ingreso de los agentes municipales intimidándolos con sus cuchillos de filetero.

En una de las recorridas de rutina por parte del personal del Departamento de Pesca de la Delegación Municipal del Puerto, se verificó que la pescadería que debía permanecer cerrada hasta tanto regularizara su situación ante el Juzgado Municipal de Faltas, se encontraba trabajando, según se indicó desde la dependencia comunal.

Tras detectar el ilícito, los agentes intentaron ingresar al lugar para labrar las actuaciones de constatación de instalaciones y volver a clausurar la planta, pero se encontraron con la resistencia de los trabajadores, quienes con sus cuchillos en mano les impidieron el ingreso. "Acá no entran, esto es propiedad privada", gritaban desde el interior.

Al mismo tiempo, el responsable de la pescadería que funciona como planta de fileteado de pescado, abandonó raudamente el lugar a bordo de un camión térmico sin que los inspectores pudiesen impedirlo. De inmediato, algunos de los agentes siguieron al transporte hasta su destino, una presunta cámara de frío clandestina ubicada en Sicilia al 6700, en donde el propietario ingresó con el vehículo, explicaron en la Delegación.

Ante la tensa situación, los inspectores de Pesca comunal solicitaron el apoyo de la policía de la seccional tercera con jurisdicción en la zona. Cuando los agentes policiales arribaron, los trabajadores en el interior de la planta interrumpieron definitivamente el diálogo con los inspectores, bajaron las cortinas y varios de ellos con el transcurso de las horas fueron abandonando el sitio por terrenos lindantes.

Entre tanto, personal comunal montó una guardia de más de 20 horas a la espera de la aparición de algún responsable. Al tiempo que verificó "el grado de molestias ocasionados a los vecinos" por el vuelco de líquidos derivados del procesamiento de pescado a la vía pública, los cuales "recorren el frente de las casas" ubicadas en los alrededores de la planta, con "inevitable desprendimiento de olores nauseabundos y la proliferación de insectos y otras plagas", apuntaron desde la Delegación.

La Delegación del Puerto procederá a solicitar ante la justicia órdenes de allanamiento para que los inspectores del Departamento Pesca puedan ingresar tanto a la planta de la calle Bouchard como a las instalaciones ubicadas en Sicilia al 6700, a los fines de constatar las condiciones de higiene y salubridad en ambos lugares, en donde entienden que se elaboran y almacenan pescado para consumo alimenticio, sin habilitación municipal, sin controles sanitarios ni bromatológicos, y en condiciones sumamente precarias de salubridad e higiene.

Comentá la nota