Quinta de San Vicente: restaurando a Perón

El paso del tiempo, la burocracia y la falta de fondos provocaron en la famosa quinta 17 de octubre graves problemas de mantenimiento. Hoy se quiere recuperar ese emblemático lugar
El 1º de julio de cada año se conmemora un nuevo aniversario del fallecimiento de Juan Domingo Perón, y la cúpula del partido justicialista a pleno se hace presente en la quinta museo 17 de Octubre de San Vicente con el fin de realizarle un acto en homenaje al fundador del movimiento.

Si bien la doctrina de Perón es reivindicada diariamente por todos sus seguidores, el patrimonio material del general, en cuanto a objetos personales y construcciones, había quedado postergado por mucho tiempo.

Además de los saqueos y la destrucción que sufrió la quinta 17 de Octubre durante la Revolución Libertadora del año 1955, este espacio de gran valor histórico y político también sufrió el paso del tiempo y la desidia de diversos funcionarios de turno, que lo dejaron a la suerte del destino, poniendo en riesgo el patrimonio de los objetos personales de Perón.

Cámaras de seguridad apagadas o tapadas por frondosas arboledas, falta de iluminación y de calefacción central y ausencia de personal fueron factores que marcaban la triste realidad en la que se encontraba la Quinta.

No obstante, en estos últimos años, y gracias a una gestión cultural que dinamizó y efectivizó el trabajo de recuperación de este patrimonio histórico nacional, el destino busca cambiar su rumbo.

Fabián Brito, director del museo histórico 17 de Octubre, denominado también Quinta de San Vicente, es el actual responsable del mantenimiento diario del lugar, y una pieza clave de este engranaje administrativo que está generando cambios en ese sitio en el que también descansa el cuerpo de su máximo líder, en un mausoleo que se construyó hace pocos años.

Brito cuenta a La Tecla acerca de la creación de una Asociación de Amigos del Museo 17 de Octubre y una cooperadora, que preside el diputado nacional Carlos Kunkel, que genera nuevos recursos para el mantenimiento del museo.

“Mejoramos las instalaciones de la Quinta, tenemos una mayor iluminación del predio, para poder abrirlo en horarios nocturnos, y optimizamos las medidas de seguridad”, señala su director, y agrega: “Hemos logrado que la Quinta no sea solamente un lugar político partidario, sino también un espacio cultural, un café literario, un lugar de presentación de obras de teatro, además de recibir diariamente contingentes de toda la Provincia”.

El nuevo desafío será refaccionar y restaurar la casa. Diego Retola, director provincial de Museos, Monumentos y Sitios Históricos, explica que “se hizo un relevamiento del estado edilicio total a cargo de arquitectos, para saber en qué estado se encuentran de las salas, cuáles son los problemas, para poder recuperarlos”.

Se adelantó que, por pedido directo del gobernador Scioli, el trabajo de refacción se realizará en tramos, sala por sala, ya que la idea no es cerrar el museo completamente al público, sino que continúen las visitas de martes a domingo.

El camino de recuperación del edificio todavía es largo, pero ya se están haciendo remodelaciones. Tal vez, más allá de los discursos, el mejor homenaje que se le puede brindar al general sea a través de la obra terminada.

Coment� la nota