Quinientos empresarios van con Cristina a Brasil

"Esta reunión de los presidentes Cristina Kirchner y Lula da Silva es para distender las relaciones. No hay una agenda conflictiva sino de búsqueda de soluciones" dijeron a coro los embajadores Luis Kreckler y Juan Pablo Lohlé. El subsecretario de Relaciones Comerciales Internacionales y el jefe de la embajada argentina en Brasilia se referían a la cita privada que ambos jefes de Estado tendrán este viernes en la capital paulista. Esta ciudad será "invadida" hoy por una misión de 480 empresarios, desde la primerísima línea hasta las Pymes, y por protagonistas de la cultura argentina.
La Presidenta recibirá nada menos que de la Federación de Industrias de San Pablo (vista en general como una entidad "adversaria") la Condecoración al Mérito Industrial. Se la entregará su titular Paulo Skaf. Fue quién aseguró, junto al diplomático Kreckler que todo se deslice sobre rieles pulidos: hay 2.000 reuniones programadas entre argentinos y sus contrapartes brasileñas que deberán cumplirse en el breve lapso de 48 horas. "Es la mayor misión comercial organizada hasta ahora por la Argentina" subrayó el subsecretario.

La Presidenta llega mañanapor la noche e inicia sus actividades el viernes. Junto a Lula cerrarán el seminario empresarial binacional y luego compartirán un almuerzo al que están invitados 1.200 industriales de los dos países. Como eran tantos, debieron dividir las mesas en dos salones diferentes. Uno de ellos, es en la sede de la FIESP. El otro se hará en un lujoso hotel que queda a metros de la sede de la patronal paulistana y que contará con varios paneles de transmisión simultánea. Según las versiones de Brasilia, todo eso fue posible gracias a que diplomáticos de ambos países que se reunieron el 12 de marzo en Buenos Aires pudieron llegar a un acuerdo sobre las respectivas barreras comerciales. En verdad, según las fuentes consultadas por este diario, Cristina no quería que esta misión gigantesca se viera obnubilada por los conflictos comerciales.

De acuerdo con fuentes del Ministerio de Desarrollo e Industria de Brasil, ambos gobiernos decidieron postergar para más adelante las discusiones entre los sectores empresariales para arreglar las "autolimitaciones" a las ventas en los respectivos mercados de productos considerados sensibles.

De este modo, un primer encuentro que estaba arreglado para este jueves se suspendió hasta el 24 de marzo. Los diplomáticos argentinos que conversaron con Clarín dijeron que la agenda de Cristina y Lula contiene dos temas claves. El primero es avanzar en una estrategia común para abordar los mercados internacionales en este momento de crisis mundial. El segundo, tan importante como ese, es el perfeccionamiento de la propuesta que ambos gobiernos deben llevar a una cumbre presidencial clave: la del 2 de abril en Londres.

Allí estarán los jefes de Estado de las grandes potencias más los de mercados emergentes como Argentina, Brasil, México, China, Rusia, India, Australia, Corea del Sur. Indonesia y Africa del Sur. Lula y Cristina coinciden en que esa cita del mes próximo será central para definir el futuro del sistema financiero del mundo, del movimiento de capitales y de los créditos internacionales que dispondrían los emergentes.

Comentá la nota