Quimsa es el campeón de la Copa Argentina por gol average

Cayó anoche con Peñarol, en tiempo suplementario, por 77 a 73, pero se quedó con su primer título de la historia por mejor diferencia en los puntos con Gimnasia y los marplatenses.
TRELEW.- Al fin, después de tres finales perdidas, los santiagueños de Quimsa pudieron festejar su primer título importante, y lo hicieron con desenfreno, con todo el grupo reunido, saltando y gritando en el centro del parquet del Gimnasio Municipal de esta ciudad. La caída ante Peñarol, de Mar del Plata, en tiempo suplementario (65-65), por 77 a 73, en el cotejo que cerró anoche una nueva edición de la Copa Argentina, les permitió interrumpir una serie de caídas en finales que arrancó en el TNA 2006 ante Sionista; siguió en 2008 con la derrota frente a Libertad, de Sunchales, por la Liga Nacional, y se prolongó este año en la Liga Sudamericana, donde Flamengo, de Brasil, se quedó con el título y nada menos que en Santiago del Estero. Un logro, el de ayer, que terminará con el mote de "pecho frío" puesto por los hinchas de Olímpico, de La Banda, el clásico rival. Un título que se definió por gol average tras el triple empate con los marplatenses y Gimnasia de Comodoro.

Por el contrario, Peñarol, que conluyó 3ero, desperdició, por 4ta oportunidad consecutiva, la posibilidad de ganar el trofeo. En las tres anteriores había terminado como subcampeón.

Quimsa sorprendió en Trelew con una defensa fuerte y ensamblada, que siempre mostró alta actitud y mucha concentración, para bajar significativamente el goleo rival. Además, la llegada del pivote de la selección Román González le otorgó mayor peso en la zona pintada y una nueva gran opción ofensiva. Su presencia y alto nivel de juego aglutinó a las defensa rivales y liberó el perímetro para los buenos tiradores que tiene Quimsa.

Anoche, en el primer juego, Gimnasia de Comodoro, superó a Sionista, por 81 a 66 y se ilusionó con la posibilidad de alcanzar un triple empate si los marplatenses derrotaban por entre 13 y 18 tantos a los santiagueños. Luego, en el choque que definió todo, Peñarol y Quimsa afrontaron la lucha con mucha tensión y dispuestos imponer el físico por sobre el buen juego. Sobraron roces, fricciones y protestas. Los marplatenses aprovecharon la eficacia de Tato Rodriguez, luego su rival impuso la potencia de Román González para recuperarse y sacar 9 puntos (26 a 17), pero enseguida equilibró Peñarol con las corridas de Sebastián Vega y una defensa más ajustada sobre González. El parcial concluyó 36 a 32 para los santiagueños.

Julio Mázzaro, con 14 tantos en el 3er cuarto empujó al frente a Quimsa, pero adversario se exigió en la defensa y emparejó en 62 puntos a 1.30 m del epílogo. Román González, MVP del torneo, acertó un triple espectacular a 31 segundos del cierre, pero en el suspiro final devolvió otro triplazo Tato Rodríguez, para empatar en 65, después de que Jonatan Treise desperdiciara dos tiros libres cruciales.

El suplementario fue tan parejo y disputado como todo el juego, con aciertos y errores increíbles, propios de la presión y el nerviosismo, pero Quimsa emepzó a pensar que con una derrota por hasta 12 tantos también se quedaba con el título y no se preocupó tanto por el triunfo. la sensación es que todos terminaron conformes; Gimnasia por haber estado cerca del título; Peñarol por vencer en un tremendo juego al campeón y Quimsa por salir de perdedor y festejar su primera corona..

Comentá la nota