Quilmes: fuerte recorte de actividades

El municipio dispuso por 10 días el cierre de locales donde se concentra público; la medida podría extenderse
Mozos con barbijos y guantes; capacidad limitada en los supermercados y diez días sin pubs, bares, boliches, centros de compras, cines, clubes, bingos, gimnasios ni natatorios, entre otros sitios.

Esta es la nueva realidad del municipio de Quilmes, luego de que anteayer se decretara la emergencia sanitaria y se implementara un plan de contingencia, que dispuso el cierre de locales donde se concentra público.

En principio, la suspensión no alcanza a los restaurantes, supermercados y bancos. Sin embargo, la medida podría extenderse si así lo consideran las autoridades sanitarias del distrito.

El decreto también indica que los locales comerciales, restaurantes y casas de comidas deberán asegurarse de que exista un mínimo de distancia de dos metros entre comensal y comensal.

El intendente de Quilmes, Francisco Gutiérrez, señaló: "Habrá un estricto control de la medida y aquellos que las transgredan van a ser sancionados según las normativas vigentes, por poner en riesgo la salud de la población".

Gutiérrez agregó: "Si esto funciona y en estos diez días no hay más propagación [del virus], la medida se podrá levantar, o profundizar en caso de que la situación lo requiera".

Según pudo comprobar La Nacion durante una recorrida que realizó por el centro comercial de Quilmes, varios restaurantes cumplían la norma y los vecinos se mostraron de acuerdo con la medida.

Lo único que provoca malestar en los habitantes de la zona son las largas hileras para ingresar en los supermercados, ya que ayer en muchos de ellos sólo se permitía el ingreso por grupos de cinco o diez personas.

"Tendrían que haber avisado. Sólo sabíamos del cierre de los boliches. Cuando vinimos al supermercado nos encontramos con más de una hora de cola", dijo Marisa Belliomi.

Por otro lado, Olga Di Vera sostuvo: "No me molesta la cola, si es para evitar un problema de salud. Pero creo que las medidas, en general, fueron lentas. Se tendrían que haber tomado no bien empezó la pandemia, como en México".

En varios restaurantes y confiterías se cumplía ayer con lo dispuesto por el intendente. En Havanna, por ejemplo, se dejó una mesa vacía entre clientes y en Fidelio, un restaurante de la calle Alem, la persona que preparaba las mesas llevaba barbijo y guantes de látex.

Sonia Morúa, directora de Epidemiología de la Secretaría de Salud del municipio, informó que hubo dos muertos en Quilmes por la gripe A y que se encuentran internadas 47 personas en el hospital Iriarte (siete de las cuales están en terapia intensiva) y cuatro en el hospital Oller.

Comentá la nota