Los quilmeños quieren controles, pero difieren hasta dónde.

El sondeo de opinión semanal de www.perspectivasur.com sigue provocando la polémica entre unos y otros. Los ruidosos, ¿quién los tiene que controlar? Los controlados, ¿quieren ser controlados? ¿Hasta dónde llega la libertad de unos y los derechos de otros? El debate continúa.
El 39% de los vecinos que participaron del sondeo de www.perspectivasur.com , opinó que los quilmeños piden controles y los valoran. Contra esta posición optimista, una cifra parecida, el 31%, consideró más honestamente que los controles se piden, pero para que los respeten los demás. Muy pocos se animaron a revelar que no quieren controles, un breve 1%; y una cifra igual confesó que los quilmeños en realidad, aunque pedimos controles, cuando el Estado controla, denigran al controlador. Un 13 por ciento observó que se intenta coimear al controlador, cuando nos controla.

Estas son las cifras frías de la consulta de opinión de esta semana, referida a los controles en la ciudad.

La lectora María Fernanda Martínez, consideró que los controles y las multas son los únicos métodos efectivos para cambiar los malos hábitos de la gente; son la única escuela para educarnos... Pueden hacer la campaña más linda y completa, pero si solo apelan a la buena voluntad de cambiar, todo es inútil .

Ahora, si nos tocan el bolsillo con una buena multa, si nos amenazan con sacarnos el auto o la moto, ahí todos aprendemos a ponernos el cinturón y el casco, a no estacionar donde no se debe, a respetar las reglamentaciones .

Si hay cámaras de control en las autopistas, a todos se nos baja la ansiedad y empezamos a respetar las velocidades máximas. Esto es así acá y en cualquier parte del mundo. Lo que sucede es que en los países en donde los controles fueron firmes por muchos años el hábito del ciudadano cambió y hoy por hoy naturalmente se respetan más las reglas .

UN AMANTE DE LA MUSICA A TODO VOLUMEN

Lalo es un joven que se confesó: Creo que podemos aceptar que no todos los argentinos somos iguales; no a todos nos gusta lo mismo. Yo soy uno de esos chicos que va con la música al taco, y sinceramente a mí me gusta, pero entiendo que a ustedes no . Hay controles, y las multas no son para nada baratas, pero también es verdad que hay policías que te coimean a pleno, y antes de hacer todo el papeleo, preferís dar dinero .

Propuso luego que nos podrían dar un lugar en donde se pueda ir a escuchar música con nuestros autos .

EL EJEMPLO DEL ESTADO

Jorge Vidal, por su parte, opinó que es desde el Estado de donde deberían salir las políticas a implementar para una ciudad. Para esto la gente se encargó de votar, esperanzados algunos en que esta nueva gestión sería diferente .

Por ejemplo, ¿cómo vamos a pretender que desde los coches no nos molesten con el sonido, cuando desde el Municipio alguien ha autorizado a un recital al aire libre en la Costanera (Avenida Cervantes y 29 ) que empezó a las 15.30 y finalizó a las 22? El sonido se escuchó innecesariamente a 400 metros a la redonda. ¿Dónde queda el respeto por los demás? El presente se congela cuando solo hay lugar para la improvisación .

Por su parte, Alberto Arán, agregó que hay que aplicar ya la tolerancia cero a los ruidos molestos, producto de equipos de música en autos, motos, y en todos los elementos transgresores que están fuera de las ordenanzas en vigencia. La culpa no la tiene el que la usa en la vía pública, sino el comerciante que se la vendió e instaló .

LA PUNTA DEL OVILLO

Por último, Alejandra del Valle Galván, expresó: Estamos en el comienzo de un largo camino pero hay que caminar. Tal vez esto de opinar está muy bueno, y creo que todos pensamos medio parecido .

Si buscamos la punta del hilo, es en el que vende estos aparatos, luego el que los conecta en los autos; luego el que lo pidió, y volvemos al que autorizó la venta. Aquí volvemos a lo de siempre: las autoridades ¿Y si denunciamos a las autoridades? Todos tenemos gustos diferentes, pero creo que nadie tiene gusto de quitarle el sueño a un bebe, un anciano, un trabajador que solo quiere descansar, o un enfermo que debe tomar pastillas para conciliar el sueño. Bien, entre todos debemos tener conciencia y pensar que mis derechos comienzan donde terminan el de los otros .

Comentá la nota