"Quiero una UCR unida, activa, presente"

Romano Norri, nuevo titular del partido, advirtió que el Gobierno ha perdido el rumbo.
"Ser oposición, actualmente, es representar al pueblo que no está conforme con este Gobierno. Implica saber llegar a sus necesidades y a sus problemas, y brindarle soluciones. Hay mucha gente que votó al oficialismo en la Nación y en la provincia, y que ahora se siente defraudada, como lo demuestra el hecho de que haya caído en su caudal electoral". Esto afirmó el flamante presidente de la Unión Cívica Radical, Federico Romano Norri.

La normalización del principal partido opositor se concretó la noche del jueves, con la asunción de las nuevas autoridades, fruto del acuerdo entre las líneas Roja y Blanca-Celeste, y Roja y Morada. Durante el acto, además del nuevo presidente, hablaron los titulares de la Juventud Radical, Williams Fanlo, y de la junta de la capital, Silvia Elías de Pérez, y el vicepresidente, Raúl Moreno, cabeza del sector interno con el cual el grupo de Romano Norri consensuó una única lista.

En primera fila estuvieron los aliados políticos del Acuerdo Cívico y Social (Democracia Cristiana, Partido Socialista, ARI, MID y Coalición Cívica) y dirigentes del sector rural, cuya participación fue destacada por el presidente radical para el logro de los buenos resultados electorales de junio. En esa ocasión, Juan Casañas y José Cano resultaron electos diputado y senador nacional, respectivamente.

"Quiero un radicalismo diferente al de los últimos años; fundamentalmente unido, activo y presente en los problemas provinciales. Debemos dejar de lado lo sectorial y tener representación en todo Tucumán, no sólo en la capital o en las cabeceras de departamento. A partir de un partido sólido, me propongo consolidar, fortificar y ampliar el acuerdo, para que sea opción en 2011", destacó Romano Norri.

Por mal camino

El futuro legislador (reemplazará a Cano cuando este asuma en el Senado, el 10 de diciembre) negó que haya un plan desestabilizador contra Cristina Fernández de Kirchner. "Cuando uno no hace las cosas bien, la gente manifiesta disconformidad. Es lógico, normal y razonable que la sociedad se queje porque estamos caminando mal. Es el propio Gobierno el que desestabiliza con sus actitudes desde hace más de un año. El ciudadano se cansó de esta forma de gobernar", dijo.

El conductor de la UCR recalcó que las decisiones unilaterales, sin escuchar a nadie, han debilitado la gestión nacional y provincial. Como ejemplo, mencionó la crisis del sistema de salud. "Las protestas no son sólo salariales. La situación es grave porque en los distintos centros asistenciales faltan insumos y no hay planes de medicina preventiva. A esto hay que sumar la epidemia de dengue y que persisten muertes por la Gripe A", manifestó. Luego, respaldó a los profesionales autoconvocados y recordó que él gestionó la reunión del sector con el vicepresidente, Julio Cobos.

Comentá la nota