"No quiero ponerle la pilcha de salvador".

"No quiero ponerle la pilcha de salvador".
Silvera se viste hoy de Rojo y Gallego avisó que no le tirará la responsabilidad de entrada. Aunque pidió: "Ojalá que venga con las mismas ganas que en el 2002".
sueña Gallego. "Gandín y Núñez serían los enganches y Silvera el 9. Si podemos afilar eso, seguramente jugaremos 4-3-2-1 como en el 2002". Vuela la imaginación de Américo Rubén cuando apoya la cabeza en la almohada. "A Cuqui le tirás el centro y las va a cabecear todas. Los compañeros lo están esperando porque saben lo que puede dar". ¡Despierten al Tolo! Porque esta tarde el delantero se convertirá, de una vez por todas, en refuerzo de Independiente y el técnico tendrá al goleador que tanto espera.

Cuentan que el Cuqui estuvo a cinco minutos de tirar todo por la borda... Iba camino al correo cuando un llamado lo hizo frenar la carta documento con la que pensaba intimar a San Lorenzo a que le pagara la deuda. Germán Ramírez, abogado del Ciclón, se comunicó con el contador del Cuqui y le informó que la negociación volvía a foja cero. O sea, a lo que se había arreglado el jueves, cuando se oficializaba el acuerdo con Independiente, que le abona a Boedo 650.000 dólares y con esa plata se le cancela el saldo al delantero. Este mediodía se firmará la rescisión y, al rato, el 9 meterá el gancho por dos años con los de Avellaneda.

Se especulaba con que el Cuqui iba a empezar a entrenarse el lunes, se lo esperaba ayer, tampoco aparecerá hoy... Sería mañana el día. Hasta algunos se relamen en contar con su presencia por la noche en la presentación del nuevo sponsor de la camiseta. "Uno quiere tener a los refuerzos enseguida. Pero sabía que iba a ser así. Mientras, jugarán los chicos que están. Y digo, si arranca el torneo no creo que Silvera empiece jugando. Aunque sabíamos que iba a ser así desde que su llegada se demoró un poco más", se sinceró Gallego, en charla con MasRojo Radio.

Lo bueno es que ya lo tiene atado, como en el 02, cuando, a diez días de volverse a Unión, convenció a Silvera. Y lo hizo goleador (16 gritos) y campeón en el Apertura. "Ahí nadie lo conocía. Prácticamente no confiaban en él. Pero tuvo momentos de gran esplendor. Dios quiera que venga con las mismas ganas". Aunque advirtió: "No quiero ponerle la pilcha de salvador ni darle toda la responsabilidad, porque también los tengo a Gandín, Núñez, Busse, Pato, tal vez esté Piatti... Y necesitaría un 10, je. Estamos en la lucha, espero no defraudar". Déjenlo soñar.

Comentá la nota